Aitor Luna,en busca de su «triple A»

El héroe de la teleserie «La fuga» se confiesa «idealista en el amor» y, además, «no se siente bandera de nada»

ROSA BELMONTE
Actualizado:

Dani Martín escribió en Twitter que Aitor Luna es «guapo de cojones». El actor conoce al cantante. «Tampoco tenemos una relación muy…. Pero a partir de ahora la tendremos. Le he puesto un mensajito en el Face. Es que como no tuiteo, no estoy muy conectado con este tema», cuenta Aitor riéndose. Porque el actor vasco de aspecto jesucrísticoríe todo el rato. La barba salvaje la exige el guión. Ya se la recortarán en unos días cuando vuelva a «Gran Reserva» para dar salida a su personaje de Raúl Cortázar. Lo ha abandonado por el Daniel Ochoa de «La fuga».

Rob Lowe dejó «El ala oeste» y se estrelló. Aitor Luna espera que a él no le pase, pese al vértigo del cambio desde una producción consolidada y con un ambiente de trabajo agradable a lo desconocido de lo nuevo. De momento, la audiencia de la serie carcelaria de Telecinco va muy bien. Él también va por la calle sin problemas, aunque en las entrevistas lo asustan preguntándole si es el próximo Duque, posibilidad que se toma con escepticismo.

A Aitor Luna, hermano de Yon González (y ya no quedan más en la recámara), le pasa un poco lo que a Patrick Dempsey, que de no ser precisamente el guapo del reparto ha pasado a serlo. Aunque ya venía de un atractivo personaje en «Gran Reserva», en «Los hombres de Paco» (LHDP) estaba en tierra de nadie. Ni en el bando de los tíos buenos (en el caso de que Hugo Silva y Mario Casas lo sean) ni en el de los tíos raros. Encima, se llamaba Montoya, apellido de mala rima. «Estaba un poco en medio, de monigote, pero me ha dado de comer durante cuatro años», dice.

Su carrera en la televisión ha sido afortunada y de no parar desde 2009, sin vacaciones. «Días sin luz», LHDP, «La ira», «Gran Reserva» y el protagonista de «La fuga». Eso además del teatro. Pero no se queja. «He tenido el ejemplo de Blanca Portillo, que estaba con “Acusados” y con “Hamlet” a la vez. Una superheroína». Aitor estaba con LHDP y también con el «Hamlet» de Tomaz Pandur, montaje en el que compartía el personaje de Guildenstern con Santi Marín. Claudio era Hugo Silva y el espectro del padre, Asier Etxeandia, que es el carcelero malo en «La fuga».

Simpatías

Es como si en España hubiera cuatro actores y todos estuvieran en los mismos sitios. Y todos ensayan poco en las series. «Si se dedicara un poco de tiempo a todo...». A los actores y a los guionistas. «Ya que te dan un patio de recreo de no sé cuántos millones, saquémosles partido a los toboganes y los columpios». Su papel en «La fuga» es de líder de la Resistencia. Algún 15-M de un tiempo indeterminado. El movimiento despierta las simpatías de Aitor: «Hay que estar ahí apoyando y luchando por los pocos derechos que nos quedan». Pero no se ve de Willy Toledo. «No soy bandera de nada ni voy a poner la cara».

Nacido en 1981, es «idealista en el amor» y no cree que encuentre lo que busca. No tiene novia, claro. «El día que aparezca, si aparece y es como tiene que ser, será». Es simpático, educado, mono y con pelo Pantene (mucho más que Paula Echevarría). También una especie de Standard & Poor's con las mujeres.