Tom Cruise, bajo investigación. - REUTERS

Tom Cruise, bajo investigación del FBI

La Iglesia de la Cienciología podría haber incurrido en los delitos de tráfico de personas y explotación laboral

MADRID Actualizado:

La «iglesia de los famosos» vuelve a estar en la mira de los investigadores. Según una extensa investigación llevada a cabo por el semanario estadounidense «The New Yorker», la Iglesia de la Cienciología está bajo investigación por tráfico de personas y abuso laboral de trabajadores, en parte para satisfacer las demandas de Tom Cruise, su seguidor más célebre. Tras formar parte de la Cienciología durante los últimos 34 años, el guionista y director Paul Haggis habló con la prestigiosa revista y reveló algunos de los secretos mejor guardados por las celebrities de Hollywood (Lisa Marie Presley, John Travolta y Kirstie Alley también son cientologistas).

Según el testimonio de Haggis —ganador del Oscar a mejor guionista con «Million Dollar Baby en 2004—, el líder de la Cienciología y amigo personal de Tom Cruise, David Miscavige, ordenó a un grupo de trabajadores realizar tareas de reparación de edificios, automóviles y barcos para el famoso actor y para otros miembros de esa Iglesia, por lo que solo habrían cobrado la suma de 50 dólares semanales. Por otro lado, mientras que la ley federal prohibe a los líderes de organizaciones sin fines de lucro recibir beneficios financieros o materiales «onerosos», muchos ex miembros de la Cienciología señalan a Miscavige como un hombre con una vida muy lujosa que incluiría viajes en jets, zapatos a medida, dos chefs y una impresionante collección de coches.

Los cientologistas niegan la acusación

En un comunicado oficial, la Iglesia de la Cienciología negó todas las acusaciones publicadas en «The New Yorker» y aclaró que no tiene evidencias de que haya una investigación federal en curso. Sin embargo, el periodista que escribió el reportaje, Lawrence Wright, afirma que dos investigadores del FBI están tras los pasos de la organización que preside Miscavige. Wright, ganador del Pulitzer en 2007 por su labor de investigación, dijo días atrás que el caso «sigue abierto», aunque no dio más datos.

Los defensores de la Cienciología afirman que esta nueva investigación periodística es un fraude y que Wright solo se limitó a utilizar fuentes incluidas en el sumario de un caso anterior que ya fue desechado por un juez de la Corte Federal de EE.UU. por falta de pruebas.