Telecinco

YouTubeVerdeliss se derrumba: «No me atrevía a contarlo por miedo al rechazo»

Con una comunidad de más de dos millones de seguidores en YouTube, Estefanía Unzu ha visto crecer exponencialmente su popularidad tras su paso por televisión

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Estefanía Unzu, más conocida como Verdeliss por su canal de Youtube, dio el salto definitivo a la fama gracias a su participación en la sexta edición de «Gran Hermano Vip». La navarra ha sido la primera concursante de la historia en entrar embarazada al reality, algo que, a su vez, es muy representativo, pues en su canal ha publicado sin censura la mayoría de los partos de sus hijos -tiene siete- y su contenido está centrado en la maternidad.

Con una comunidad que supera los dos millones de seguidores en YouTube, a los que se suma otro millón más proveniente Instagram, la «influencer» ha visto crecer exponencialmente su popularidad tras su paso por la casa de Guadalix de la Sierra. Esto le ha permitido, entre otras cosas, escribir y publicar un libro infantil y emprender su proyecto estrella: su propia marca de ropa.

Gracias a los ingresos generados a raíz de todos estos proyectos, a los que se suman numerosas colaboraciones -pagadas a precio de oro- con distintas marcas, la de Pamplona ha visto cómo uno de sus sueños se hacía realidad con construcción de una gran casa desde de la que disfrutará su familia numerosa.

Pero, como en muchas otras ocasiones, no es oro todo lo que reluce, tal y como la propia Verdeliss ha confesado en su último vídeo de YouTube. Y es que allí se ha pronunciado precisamente sobre la cantidad de proyectos que tiene abiertos actualmente y que le están generando una auténtica crisis como madre. «Tengo la sensación últimamente de que estoy trabajando una barbaridad. », comienza relatando, visiblemente emocionada, al tiempo que afirma que nunca había pronunciado estas palabras «por miedo al rechazo».

Instagram
Instagram

«Estás un poco triste por nosotros… Es que tú tienes mucho trabajo y no puedes estar muchos días con nosotros como papá», añade su hijo Julen, que le acompaña en la grabación, momento en el que la televisiva rompe por completo a llorar. «¿Sabéis qué hay peor que no tener la vida que deseas? Tenerla y verla pasar delante de tus ojos. Me he puesto muy nostálgica y echo de menos estos momentos en los que podía ir a pasar una tarde al parque».

En los últimos meses su vida ha alcanzado un ritmo vertiginoso del que se tuvo que tomar un respiro cuando, poco después de abandonar «Gran Hermano», se puso de parto prematuro. Sin embargo, una vez su estancia en el hospital terminó, retomó todos sus proyectos. «Todo lo que hago, lo hago por y para ellos y no solo quiero que crezcan felices y sanos, quiero que tengan lo mejor y eso implica mucho esfuerzo. Ahora tenemos una oportunidad en la que estoy creciendo profesionalmente. Y esto se convierte en que tienen una gran casa y un futuro cubierto de oportunidades».

No obstante, considera esto una contradicción. «Trabajo mucho para darles lo mejor pero al mismo tiempo, ¿cuánto de darles lo mejor es no tener presencia para ellos?», reflexiona completamente rota.