Jesús Gil
Jesús Gil - Ignacio Gil

La intensa vida de Jesús Gil

El empresario cometió en su trayectoria varias acciones ilegales que le llevaron a entrar en prisión en varias ocasiones

MadridActualizado:

Jesús Gil y Gil ha pasado a la historia como un empresario y político sin pudor. A pesar de que han pasado 15 años de su muerte, sus negocios y tejemanejes siguen dando que hablar hoy en día. Tanto es así, que se ha estrenado un documental sobre su vida.

El propio Jesús Gil, durante sus años de vida, expuso que su carácter se había formado gracias a la educación y ejemplo de su madre, Guadalupe Gil Hernando. La vida de su progenitora, nacida en Castillejos de Robledo, un pueblo soriano de apenas 130 habitantes, tiene también su punto de interés. La mujer, que provenía de una familia de labradores, buscó hacer fortuna contrayendo matrimonio en 1931 con Gerardo Gil Elvira, uno de los hombres más ricos de Burgo de Osma. «Confieso que me casé por dinero. A mi marido no le quería. Nunca estuve enamorada de él […] me daba igual que mi marido fuera gato o perro, contó al periodista Juan Luis Galiacho. En aquel momento, ella tenía 19 años y él era un viudo, con tres hijas, 25 años más mayor que Guadalupe. Fruto de esta relación nació Jesús Gil.

Pero el exalcalde de Marbella en sus orígenes no gozó de lujos, pues su padre se arruinó tras no saber llevar una serie de negocios, lo que le llevó a caer en depresión. Finalmente, en 1938 falleció dejando a Guadalupe viuda y al cargo de tres niños pequeños, Gerardo, Severiano y Gregorio Jesús. Fue entonces cuando la mujer sin apenas dinero tuvo que sacar adelante a su familia.

Guadalupe fue quien insistió en que su hijo estudiara, aunque Jesús Gil no destacó por ser buen alumno. De hecho, pasó el examen reválida por los pelos y se decantó por estudiar veterinaria, pero al suspender todas las asignaturas optó por dejar la carrera.

En 1961 contrajo matrimonio con María Ángeles Marín Cobo, lo que supuso el principal motivo de distanciamiento entre Jesús Gil y su madre. Guadalupe no vio bien desde el primer momento que su hijo contrajera matrimonio con la hija de una empleada de hogar que trabajaba en una pastelería, pues ella quería que se casase con alguien con dinero. Sin embargo, el expresidente del Atlético de Madrid hizo caso omiso a las intenciones de su madre y tuvo cuatro hijos con su mujer, Jesús Miguel Ángel, Myriam y Fernando. Para moldear a sus hijos a su imagen y semejanza, el empresario enseñó a los varones el negocio desde pequeños, y a su hija le dio el puesto de secretaria.

Negocios

La trayectoria de Jesús Gil es tan larga como turbia. En 1969 entró en prisión tras ser acusado de cometer un delito de homicidio involuntario cuando un comedor de la urbanización de Los Ángeles de San Rafael, del que era propietario y promotor, se derrumbó causando la muerte de 58 personas. Sin embargo, el exalcalde de Marbella fue indultado por Franco tras haber cumplido tan solo 18 meses de los cinco años de cárcel a los que había sido condenado. En 1987 fue elegido presidente del Club Atlético de Madrid, donde tuvo el poder del equipo hasta el 22 de diciembre de 1999, cuando el juez de la Audiencia Nacional determinó que Gil debía abandonar su puesto, aunque como ya venía siendo habitual, el empresario se volvió a salir con la suya y el 11 de abril de 2000 el juez acordó reponer sus puestos a los mandatarios del equipo y así, Jesús Gil volvió a asumir la presidencia hasta que en el año 2003 presentó su dimisión.

Lejos de conformarse con sus negocios, en 1991 Gil se convirtió en alcalde de Marbella. Esta etapa fue, sin duda, una de las más oscuras y corruptas en su vida, pues durante sus once años de alcaldía en el municipio malagueño cometió varios actos ilegales, que posteriormente salieron a la luz y le llevaron a ingresar en prisión en tres ocasiones. En 1999 fue encarcelado tras ser imputado por delitos de malversación de caudales públicos y falsedad en documento público. En el año 2000 fue condenado a 28 años de inhabilitación y seis meses de arresto por cuatro delitos de prevaricación. En el año 2002, Jesús Gil estuvo en prisión preventiva por la malversación de 4442 millones de pesetas del Ayuntamiento de Marbella acometida entre los años 1991 y 1995.​

El empresario murió cuando aún se estaba investigando el saqueo de Marbella y no dejó nada a su nombre, con el fin de que su familia no se hiciese cargo de sus errores. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas determinó que sus hijos tenían que devolver 105 millones de euros a la ciudad malagueña.