Izqu., Victoria y sus Louboutin en un partido de baloncesto en 2009; derecha, el pasado enero en Nueva York
Izqu., Victoria y sus Louboutin en un partido de baloncesto en 2009; derecha, el pasado enero en Nueva York - ABC
GENTE

Victoria Beckham da su último golpe de estilo: «Ya no puedo llevar tacones... al menos cuando trabajo»

La cantante y diseñadora reconoce que la madurez la ha bajado del «pedestal» de los altísimos zapatos de tacón que habitualmente lleva. Ahora, asegura, necesita ropa «cómoda y sencilla»

MadridActualizado:

La altura que alcanza unzapato de tacón podría resultar un asunto baladí, aunque, desde un punto de vista sociológico, unos centímetros más o menos dicen mucho de quién los lleva y qué pretende transmitir. Hay quienes atribuyen a los tacones altos un mensaje de sumisión y «cosificación» de la mujer; otros, encuentran en ellos una poderosísima arma de seducción o el más evidente objeto de fetichismo.

Sea lo que sea, la cantante y diseñadora Victoria Beckham, una de las mujeres más poderosas de la industria de la moda (no sólo por la buena marcha de su firma, sino porque ella misma es un referente de estilo desde la década de los 90), acaba de sentenciar el uso de los tacones... al menos, en lo que a ella se refiere y durante su jornada laboral. Y si, como la propia Victoria ha explicado al diario «The Telegraph», se pasa el día trabajando y viajando de un lado a otro del planeta por motivos laborales, este destierro fashionista podría ser definitivo.

Victoria, en su último desfile del pasado mes de enero
Victoria, en su último desfile del pasado mes de enero- ABC

Dice esto quien, en 2009, se atrevió a bajar a pie de pista en la cancha de Los Ángeles Lakers subida a unos afilados Louboutin de más de doce centímetros, con plataforma y puntera dorada, mientras alrededor correteaba su prole. En 2011, apenas dos meses y medio antes del nacimiento de su hija Harper, Victoria de nuevo se calzó unos vertiginosos Loubutin para asistir a la boda real entre el Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Ninguna invitada se atrevió a subir tan alto. Estos son tan sólo un par de ejemplos, pues, desde que ejercía como Spice Girls en los 90, Victoria Beckham apenas se bajó de un zapato de tacón, hiciera lo que hiciera.

Por eso, las zapatillas blancas que se puso para saludar a sus invitados tras el desfile de su firma en la pasada Semana de la Moda de Nueva York llamaron poderosamente la atención. Entonces, el pasado mes de enero, alguno lo interpretó como un lapsus temporal. Ahora sabemos que bajar tantos centímetros para caminar casi plana responde a que la diseñadora se encuentra en otra etapa vital: la de la madurez. «Creo que la gente vio mi verdadero yo cuando salí [al final de su desfile en Nueva York] vestida con unos pantalones masculinos, un jersey gordo de cuello vuelto y unas zapatillas de deporte», ha explicado. Las zapatillas eran unas Adidas en color blanco. «Sencillamente, ya no puedo llevar tacones, al menos mientras esté trabajando. La ropa debe ser sencilla y cómoda», dice.

Tras la presentación de su colección Primavera-Verano, en septiembre de 2015
Tras la presentación de su colección Primavera-Verano, en septiembre de 2015- AFP

Es posible que tantos años subida a la atalaya de sus altísimos tacones le hayan provocado juanetes, fascitis o lumbalgias. Probablemente jamás lo sepamos. Lo que ya es seguro es que Victoria Beckham, cumplidos los 41 años, ha cambiado de imagen al tiempo que acelera un ritmo laboral de por sí frenético. Ya no necesita tacones de doce centímetros para sentirse poderosa.

Junto a su marido en la boda real inglesa, en 2011
Junto a su marido en la boda real inglesa, en 2011- AFP