EL VIBOREO

Una biznieta de Wagner desafía la tradición y elige para un fin de semana ideal a un amante israelí

POR AQUILES MATA/
Actualizado:

A Woody Allen, escuchar la música de Wagner le despertaba el deseo de invadir Polonia. En Israel, a pesar de los muchos esfuerzos que han realizado músicos como Daniel Barenboim, sigue siendo muy problemático escuchar cualquiera de las obras del compositor alemán, algo que más de uno considera una provocación. Y ustedes se preguntarán: ¿A qué viene este discurso? Muy sencillo. Resulta que en medio de toda esta marejada histórica, Nike Wagner, biznieta del autor de la Tetralogía y musicóloga para más señas, ha decidido revelar sus sueños eróticos a un periódico alemán de nombre impronunciable para quienes sólo dominamos, y con limitaciones, la lengua de Cervantes: «Sueddeutsche Zeitung». Nike Wagner describe su fin de semana ideal: en un hotel de lujo en Lucerna (hasta ahí vamos bien), con vistas al lago (por pedir... Al fin y al cabo es su sueño) y junto a un amante (lógico; esas cosas no se pueden vivir en soledad). Lo chocante es la nacionalidad del amante: israelí. ¿Provocación? ¿Chiste? ¿Guiño a alguien concreto? ¿Qué dirán las walkirias?