Veronica Lario y Silvio Berlusconi comenzaron los trámites de divorcio en 2009
Veronica Lario y Silvio Berlusconi comenzaron los trámites de divorcio en 2009 - AP

Veronica Lario no se rinde: su nueva estrategia para desplumar a Silvio Berlusconi

La exmujer del político ha logrado bloquearle 26 millones de euros de sus cuentas «por pagos atrasados» en su pensión

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

«Pobre» Silvio Berlusconi. A sus tribulaciones empresariales debe añadir ahora la venganza de su exmujer Veronica Lario, que no se rinde y no le hace ningún descuento en su batalla sin fin en los tribunales. Ha logrado por orden judicial el embargo de 26 millones de euros en algunas cuentas corrientes de Berlusconi, una cifra que según ella le debe el ex Cavaliere por pagos atrasados. Pero Berlusconi, conocido por su generosidad y espléndidos regalos, no está ya para tirar el dinero por la ventana. Entre otras cosas porque en Árcore, la lujosa residencia del exprimer ministro en la que toma sus grandes decisiones, ha comenzado la era de Marina, su hija primogénita y favorita, presidenta de Fininvest (el grupo empresarial de la familia) y del grupo Mondadori, líder editorial en Italia. Adiós a lujos, yate, jet, campo de golf y fiestas de las mil y una noches. El ex Cavaliere podrá dedicarse, eso sí, a la política y a cuidar de los corderos que adoptó en Pascua.

Después de la sufrida venta del Milan cerrada por fin en este mes -llegó a decir tiempo atrás que nunca lo vendería a China porque los chinos comunistas comían niños-, y los desastrosos resultados en Mediaset con una pérdida récord por culpa de la Pay-Tv Premium (en guerra con Vivendi, el grupo Mediaset cerró el 2016 con una pérdida neta consolidada de 294,5 millones de euros; en España el dato fue positivo en 171 millones), ahora le ha llegado otro varapalo económico inesperado en su infinita batalla judicial con el divorcio de Veronica Lario, quien ha logrado bloquear 26 millones de euros de las cuentas del magnate. Berlusconi nunca tragó el pagar tres millones de euros mensuales a su exmujer, como le ordenó el Tribunal de Milán siguiendo lo que prescribe la ley: durante la separación el cónyuge menos rico debe mantener el mismo estilo de vida del que disponía durante el matrimonio. Berlusconi estuvo firmando el cheque mensual de tres millones en el periodo de separación comprendido entre enero y octubre del 2013. Pero el líder de Forza Italia dejó de reconocer esa cantidad, que consideraba injusta, reclamó ante la Justicia y obtuvo en el Tribunal de apelación una reducción hasta los dos millones mensuales. Pero también esta cifra le parecía una monstruosidad. Después el tribunal de Monza fijó definitivamente el cheque del divorcio en 1,4 millones al mes. Seguían siendo demasiados para el empresario entre los más ricos de Italia, con una fortuna estimada en unos 6.500 millones de euros, según la lista Forbes 2017. Berlusconi recurrió al Tribunal Supremo y, a la espera de la sentencia, pagó por «alimentos» a Veronica Lario alrededor de un millón de euros, una cifra que considera más ajustada. La exmujer reclamó 26 millones por pagos atrasados, la cifra secuestrada, y en junio el Tribunal Supremo emitirá una sentencia definitiva.

Mientras tanto, la «revolución» en Arcore por parte de su primogénita ya ha comenzando eliminando derroches, ciertos lujos y gastos innecesarios. «Basta villas, aviones y caprichos. Los recortes no han ahorrado ninguno de los capítulos de ostentación que Berlusconi fue acumulando en sus años de oro», ha escrito «Repubblica». El adiós al Milan, que registraba pérdidas (150 millones de euros solo en el 2015) ha sido solo el último capítulo. El Morning Glory (gloria de la mañana), su bello yate de 48 metros con bandera de las Bermudas, lo tuvo que liquidar con una pérdida de 3,8 millones de euros. Vendió también un jet y el nuevo reactor Gulfstream 450 ha sido comprado dividiendo costes con el grupo empresarial Gavio. En subasta acabaron el campo de golf de Tolcinasco y un par de cines. El realismo se ha impuesto también en el primer amor empresarial de Berlusconi, el inmobiliario: está en venta la histórica Villa Gernetto -situada en Lesmo, municipio de la provincia de Monza, en Lombardía, al norte de Italia-, una residencia que el exprimer ministro compró para acoger la universidad de Forza Italia con ilustres profesores como Bill Clinton y Tony Blair. Adiós a días de gloria. El director Paolo Sorrentino le dedicará un biopic a Berlusconi, interpretado por Toni Servillo. Material no le faltará.