La Reina en la inauguración de la exposición «Sorolla, maestro español de la luz», este miércoles, en la National Gallery de Londres
La Reina en la inauguración de la exposición «Sorolla, maestro español de la luz», este miércoles, en la National Gallery de Londres - EFE

La verdadera razón por la que la Reina hizo esperar al Príncipe de Gales

El coche de Doña Letizia fue visto dando vueltas para hacer tiempo, al parecer a la espera de que le dijeran que había llegado Carlos de Inglaterra

MadridActualizado:

La cortesía a veces juega malas pasadas. Y eso es que lo que ocurrió la tarde de este miércoles en la National Gallery de Londres, donde la Reina hizo esperar involuntariamente unos quince minutos al Príncipe de Gales en la inauguración de una exposición sobre Sorolla. La explicación oficial del retraso, según el Palacio de la Zarzuela, fueron «problemas de tráfico», pero según ha podido saber ABC de testigos presenciales hubo otra razón añadida.

Lo cierto es que Doña Letizia siempre ha llegado con puntualidad británica a los actos oficiales, y cuando ha habido tráfico siempre ha salido con la antelación suficiente para llegar a tiempo, por lo tanto resultaba extraño que este miércoles se retrasara en Londres e hiciera esperar al Príncipe de Gales, que la acompañó en la inauguración de la exposición.

La Reina Letizia y el príncipe Carlos de Inglaterra inauguran la exposición «Sorolla, maestro español de la luz», este miércoles, en la National Gallery de Londres
La Reina Letizia y el príncipe Carlos de Inglaterra inauguran la exposición «Sorolla, maestro español de la luz», este miércoles, en la National Gallery de Londres

Según pudo saber ABC de fuentes próximas a la organización de la exposición, en un principio se manejó la hora de las 18.15 (19.15 en España) y, al parecer, se retrasó el acto a las 18.30. Se interpretó que el Príncipe Carlos quería asegurarse de que llegaría a tiempo porque tenía otros compromisos antes anotados en su agenda.

Todo parece indicar que el avión de Doña Letizia aterrizó ayer en la base aérea de Londres con tiempo suficiente para acudir a la cita y desde allí se desplazó directamente a la National Gallery. Sin embargo, los vehículos que formaban la comitiva de la Reina fueron vistos dando vueltas por las inmediaciones del museo. Eso se suele hacer cuando una autoridad llega con demasiada antelación, con el fin de dar tiempo a que llegue la otra.

Fuentes conocedoras de este tipo de actos consultadas por ABC explicaron que ello pudo deberse a un fallo de coordinación con la Policía Metropolitana de Londres, que tuvo a la Reina dando una vuelta innecesaria en coche hasta asegurarse de que el Príncipe de Gales estaba en la National Gallery.

Mientras tanto, Carlos de Inglaterra se encontraba ya en el museo, al que llegó a las 18.20 horas, diez minutos antes de la hora que se había fijado, sin que nadie se lo advirtiera, al parecer, a la Policía Metropolitana.

Ante esta situación, el Palacio de La Zarzuela se limitó a atribuir el retraso al tráfico, de acuerdo con su política de cortesía. No es la primera vez que la Casa del Rey asume una responsabilidad simplemente porque no sería elegante culpar a otra institución.