Stany Coppet
Stany Coppet

El veraneo en España según Stany Coppet

Bautizado como «el malo del Príncipe», el intérprete ha recorrido nuestro país de norte a sur. Ahora, su curiosidad le pide descubrir las islas

MadridActualizado:

Cada año, cuando llega el verano, se despierta mi alma aventurera y deportista que me pide hacer un plan diferente en cada momento. Cuando pienso en el verano español, recuerdo todas las anécdotas vividas en cada uno de los rincones que he tenido la oportunidad de conocer. Pero también, vienen a mi mente aquellos lugares que me quedan por visitar.

El pasado mes de agosto fue muy especial, ya que tuve la oportunidad de realizar el Camino de Santiago de la mano de Fundación «Anda Conmigo». Siempre había querido hacerlo y sabía que tenía que ser desde España. Cuando me propusieron este proyecto, no pude rechazarlo: además de conectar dos de mis grandes pasiones a lo largo de los 300 kilómetros que separan Santiago de Oviedo, pude contribuir con la labor que lleva a cabo este colectivo con niños que tienen algún tipo de discapacidad.

También conozco el verano sureño. Por motivos laborales, estuve viviendo cinco meses en Barbate y pude conocer toda la zona de Cádiz. Me enamoré de su gente y la diversidad de acentos que logré identificar, pero sobre todo, me enamoré de la hospitalidad con la que acogieron a este «gabacho». Fue un placer vivir en un sitio de playa, incluso cuando venía el tiempo de levante...Nunca podré olvidar la habilidad que tenían allí para añadir atún a cualquier plato. ¡Reconozco que tuve una sobredosis del atún rojo, salvaje de la Almandraba!

Ahora lo pienso y me doy cuenta que no podría decantarme por ninguno de estos sitios. En ambos destinos me he sentido muy realizado: uno en lo personal y otro en lo profesional. Creo que por eso vivo en Madrid, porque está a mitad de camino. Precisamente este puede ser el primer verano que pase en la cuidad. Acabamos de terminar el rodaje de «Los Nuestros 2» y aún no tengo planes para salir. Si me quedase en la capital, seguramente pasaría la mayor parte del tiempo en el parque del Retiro. Hace unos días estuve con mi mujer y mi hijo paseando en una barca y fue muy divertido. Sin embargo, también me gustaría más campo y naturaleza, así que creo que alquilaría un coche para ir al norte de la ciudad y pasar un día, por ejemplo, en Buitrago del Lozoya, donde hay unos lagos enormes para hacer kayak y bañarse. Otro día, podría escaparme a la sierra donde idearía una ruta para caminar.

Aunque soy muy activo, a veces pienso en qué lugar podría pasar mi jubilación. No es que vaya a abandonar ya mi carrera de actor, pero me ayuda a coger fuerzas. Y precisamente, hay dos parajes españoles que serían mi prototipo: Cadaqués y Tenerife. El municipio catalán me parece una joya donde me imagino viviendo en una cabaña, y la isla canaria, aún por descubrir, me atrae por su clima subtropical y por encontrarse fuera de la masa de la península. ¡Igual se convierte en mi próximo destino del verano!