Gore Vidal posa en uno de los salones de su magnifíca villa
Gore Vidal posa en uno de los salones de su magnifíca villa - Getty

Se vende «La Rondinaia», la mansión de las fiestas y las orgías de Gore Vidal en Italia

El escritor y periodista norteamericano residió durante décadas en este espectacular enclave de la Costa Amalfitana. Por su casa pasaron los personajes más ilustres del cine, la literatura y la pintura del siglo XX

RomaActualizado:

No sólo es una de las villas más bellas y originales de la Costa Amalfitana, sino también de Italia, por su espectacular posición, el bello panorama que la rodea y los huéspedes ilustres que ha acogido. Ahora se ha puesto a la venta por 20 millones de euros. Se trata de «La Rondinaia», la esplendida mansión en la que el periodista, escritor y dramaturgo estadounidense Gore Vidal (Nueva York, 1925-Los Ángeles, 2012) vivió durante 33 años, entre placeres y escándalos, escribiendo gran parte de sus libros.

Construida en la roca -de ahí su nombre «La Rondinaia», porque parece un nido de «rondini» (golondrinas)-, se localiza en un parque bellísimo sobre el mar encantado de la Costa Amalfitana, en el pueblo de Ravello, uno de los destinos turísticos más famosos de Italia. En la villa, que cuenta con seis habitaciones, siete baños y terrazas con vistas impresionantes, el polémico intelectual norteamericano celebraba grandes fiestas y, también, orgías. Gore Vidal recibía regularmente amigos famosos, entre ellos Greta Garbo, Leonard Berstein, Lauren Bacall, Paul Newman, Tim Robins, Peter O’ Toole, Andy Warhol, Rudolf Nureyev, Mick y Bianca Jagger, Sting, Francesco Rossi, Gianni Agnelli y Hillary Clinton.

Gore Vidal, Howard Auster, Paul Newman y Joanne Woodward
Gore Vidal, Howard Auster, Paul Newman y Joanne Woodward- ABC

Uno de los huéspedes más asiduos de «La Rondinaia» fue la hermana de la Reina Isabel II, la Princesa Margarita, con la que mantuvo una relación muy estrecha, con intercambio epistolar. La Princesa realizó aquí algunas escapadas amorosas, según cuenta el periodista Tim Teeman, autor del libro «En la cama con Gore Vidal». «Un día -recordaba un huésped- Gore mandó a Margarita a hacer una excursión en barca con un joven italiano con un pene enorme y ella volvió muy satisfecha. Gore te procuraba incluso chicos jóvenes si era necesario». También la actrizSusan Sarandon, buena amiga de Vidal Gore, pasó largos periodos en «La Rondinaia», donde se quedó embarazada de su primera hija, Eva, con el director y escritor italiano Franco Amurri.

Gore Vidal visitó por primera vez Ravello, junto a Tennessee Villiams, en 1948. Después volvió varias veces y en 1972 decidió comprarse «La Rondinaia», por la que ya habían pasado célebres personajes del cine como Humphrey Bogart, John Huston, Gina Lollobrigida, Orson Wells y Franco Zefirelli; pintores como Miró, escritores como Truman Capote y Rafael Alberti. Su descubrimiento de Ravello lo consideró Gore Vidal como una señal de gran fortuna, elogiando su «ambiente y arquitectura, su verde intenso, el azul transparente y la naturaleza en el viejo centro de la tierra, el Mediterráneo». Pero era tal su encantamiento con la villa, que Gore Vidal decía: «Yo no vivo en Ravello, yo vivo en “La Rondinaia”».

Aquí compartió su buen retiro con Howard Austen, su pareja durante 53 años. Eran conocidas sus orgías homosexuales, juntos o por separado, reclutando a chaperos. Teeman cuenta que el escritor, que se autodefinía como bisexual, tuvo relaciones con algunos actores como Rock Hudson, Tyrone Power y Charles Laughton.

Una de las terrazas de la villa sobre el mar Mediterráneo
Una de las terrazas de la villa sobre el mar Mediterráneo- AP

Vidal bebía como un cosaco. Pero a pesar de su exuberancia en la comida y bebida -podía vaciar una botella de whisky, tras una cena bien rociada de vino- que podían dejar grogui a un rinoceronte, Gore Vidal se levantaba siempre temprano y se ponía a escribir, como reflejaba su abundante producción literaria.

Tras la muerte de su pareja en 2003, que le afectó profundamente, y ante la imposibilidad física de continuar viviendo en espacios tan amplios, Gore Vidal vendió la villa en el año 2004 a un empresario de hostelería por 18 millones de dólares y se retiró a Los Ángeles, donde murió en el 2012 a los 86 años.

La agencia inmobiliaria que la ha puesto en venta subraya que «“La Rondinaia” es una residencia de valor inestimable, una rara oportunidad para poseer un pedazo de historia en un lugar de incomparable belleza y privacidad». Aún conserva recuerdos del escritor, como una foto dedicada de Jackie Kennedy. «La Rondinaia», construida sobre cuatro niveles en los primeros años treinta, tiene una superficie de unos 950 metros cuadrados, rodeada por un terreno de 2,5 hectáreas con limoneros, olivos, vides, jardines, una piscina y sauna con una vista panorámica entre las más bellas del mundo.