El cantante pasó por Madrid para difundir su nuevo material
El cantante pasó por Madrid para difundir su nuevo material - MAYA BALANYA

Nek: «Veinte años después, la gente me pregunta si ‘‘Laura’’ sigue viva»

El italiano, autor de una de las canciones más célebres de los 90, presenta disco: «Únicos»

MadridActualizado:

Es como un fantasma que le persigue a través del tiempo, su escalera hacia la fama. El nombre de Laura le acompaña permanentemente, a pesar de que en su vida ya no es más que un lejano recuerdo. Si bien él ha logrado olvidarla -tras aquellos primeros intentos fallidos que describía en la canción que en 1998 dio la vuelta al mundo-, sus seguidores no lo han hecho. «La gente me sigue preguntando qué fue de Laura, dónde vive y si murió», se sorprende el italiano Filippo Neviani, conocido internacionalmente como Nek. Veinte años atrás, cuando plasmó su dolor y la imposibilidad de seguir adelante sin esa misteriosa mujer, no se imaginaba que aquel tema iba a desafiar de esta manera el paso del tiempo.

«Laura no está», el «hit» que lo llevó al éxito, es un testimonio en primera persona de una chica que rompió su corazón de manera abrupta, sin dar mayores explicaciones. Una de las versiones entonces indicaba que se traba su amiga Laura Pausini, con quien -tras compartir varios encuentros musicales- se impuso una gran distancia. Pero ese rumor más tarde fue desmentido.

A dos décadas de aquel abandono del que brotó la canción, el artista prefiere mantener vivo el misterio, aunque admite que han perdido todo trato: «No sigo en contacto con ella. No sé si murió o se fue a otro país». Nek sólo limita a decir de esa intrigante mujer que es una persona que, años atrás, formó parte de su vida. «No me cansa que me consulten por ella, me gusta», dice entre sonrisas a ABC. Tal vez no es «Laura» la única que cambió. Filippo también evolucionó: lleva 11 años junto a Patrizia Vacondio, su mujer y madre de su hija Beatrice.

Un hombre de fe

«Todas las vidas para mí son obras de arte», explica el artista consultado sobre el título de su nuevo single «Únicos», que presentó en España esta semana. Pero el turquesa de sus ojos se intensifica aún más cuando se refiere a alguien que sí tuvo ese carácter absolutamente singular en su vida: su padre. Según cuenta, su muerte en 2012 marcó un antes y un después en su historia. Y en su relación con la fe: «La fe me ayudó mucho, sobre todo cuando falleció mi papá. Tener fe es sentir una voz que te dice al oído ‘‘no estás solo’’. Te ayuda a no tocar fondo».

Sin embargo, Nek confiesa que ese mismo hecho que hizo incrementar su fe, también la desafió, ya que una parte suya no entendía el por qué de la muerte. De hecho, admite que en su vínculo con Dios sigue habiendo momentos de tensión: «Varias veces me enfado y pienso ‘"¡ey capo!, ¿qué haces?"». Además, el cantante no oculta su profundo apoyo al Papa Francisco, a quien considera un icono de desprendimiento y humildad. «Baja el ego de ciertos miembros de la Iglesia y piensa en esta institución con humildad», opina.

Nuevos ritmos

Una de las sorpresas que el italiano preparó para sus seguidores en su nuevo material discográfico es la incorporación de matices musicales que lo acercan al reggaetón, muy a tono con los tiempos. «Me gusta estar al día y modernizarme», dice. Además, describe su proceso de inspiración: «Hablo mucho con las personas y eso me sirve para escribir. Me transmiten emociones y yo trabajo con eso».

El cantante se define como un gran entusiasta en las actividades de su vida cotidiana. «Hago todo con pasión. Es necesario para mi equilibrio vivir todo con una fuerte convicción», afirma. Se muestra muy activo y, en pleno lanzamiento de su material, confiesa que ya está planeando el próximo paso: «Estoy pensando en un nuevo disco que será totalmente diferente, aunque aún no tenemos fecha de lanzamiento».