Varios miembros de la alta sociedad testifican en el juicio de los Astor

Varios miembros de la alta sociedad testifican en el juicio de los Astor

EFE
Actualizado:

El ex secretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger se convirtió en el testigo que más expectación ha generado entre las figuras de la alta sociedad neoyorquina que desde hace un mes desfilan ante el tribunal de Manhattan que juzga al hijo de la legendaria multimillonaria Brooke Astor.

Anthony Marshall, hijo de Astor, se sienta en el banquillo acusado de hurto, posesión de bienes robados, falsificación y conspiración.

Ya han comparecido en este juicio algunos de los personajes que más frecuentan las páginas de sociedad de los medios neoyorquinos, como el editor de la revista Vanity Fair, Graydon Carter, y Annette de la Renta, esposa del diseñador Oscar de la Renta.

También el ex director del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York Philippe de Montebello, la defensora del Pueblo de la ciudad, Betsy Gotbaum, y la mujer de Henry Kissinger, Nancy.

Igualmente, se han podido escuchar los testimonios del presidente de la fundación Carnegie Corp, Vartan Gregorian, el novelista Louis Auchincloss y el productor de Broadway John Hart, entre otros muchos.

Sin embargo, ninguno de ellos había llenado tanto la sala ni había atraído tanta atención de los medios como Kissinger, quien a una semana de cumplir 86 años habló de su larga amistad con Astor, fallecida en 2007.

De estos delitos lo acusó su propio hijo y nieto de la multimillonaria neoyorquina, al considerar que cuidó mal a su madre y gestionó fraudulentamente su fortuna.

Poco después, la Fiscalía de Nueva York presentó cargos contra Marshall y contra su abogado, Francis Morrissey, acusándolos de estafar hasta 198 millones de dólares a la anciana, aprovechándose de su estado mental en los últimos años de vida, para enriquecerse en detrimento de los beneficiarios reales de la fortuna.

En su último testamento, que data de enero de 2002, Astor dejaba millones de dólares a obras filantrópicas, pero ese documento fue modificado posteriormente para que Marshall fuera el receptor de la mayor parte de sus bienes.

El estado mental de Astor, que murió en 2007 con 105 años, se ha convertido así en una de las piezas clave del juicio, ya que, si se demuestra que no era consciente de sus actos en el momento en que modificó su testamento en favor de Marshall, las acusaciones contra su vástago cobrarían fuerza.

Ante el jurado que trata de dirimir la culpabilidad de Marshall, Kissinger explicó hoy que había detectado un empeoramiento del estado mental de Astor desde 2001, según recoge la prensa local en sus versiones electrónicas.

Según Kissinger, en 2002 la conocida multimillonaria fue incapaz de reconocer al entonces secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, en una fiesta que dio en su honor e incluso llegó a pedir al ex secretario de Estado que ofreciera él mismo el brindis, porque ella no sabía qué decir "del tipo negro" que tenía al lado.

El juicio contra Marshall no deja de sorprender a los estadounidenses con escenas que muchos definen como salidas de una telenovela.

Philip Marshall, nieto de Astor, testificó el miércoles ante el jurado y pidió a su padre que confiese el error que cometió al robar a su propia madre, para acabar así con un juicio que está destapando los trapos sucios de toda la familia.

Protagonizó, según varios medios locales, una de las sesiones más ásperas del juicio, al responder con dureza a las preguntas del abogado defensor de su padre, quien intentó dibujarlo como un mal hijo y nieto. "Si pudiera hablar con mi padre, le diría que se declare culpable y busque el perdón de su madre y de todos quienes la querían", dijo

Philip al salir de un juzgado en el que se dan todo lujo de detalles sobre los últimos años de la conocida multimillonaria.

Varios empleados de la familia Astor han asegurado que la anciana caminaba desnuda por su residencia, intentaba regalar valiosas obras de arte y que en ocasiones no se reconocía.

También se ha sabido que en una ocasión confundió al actor Michael Douglas con su padre Kirk y que no reconoció al también actor y amigo personal Matthew Broderick.