Amancio Ortega
Amancio Ortega - Gtres

Las vacaciones de contrastes de Amancio Ortega: del paseo en yate a la comida de bar

El empresario ha disfrutado de sus días de descanso en Galicia, la tierra que le vio crecer

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Amancio Ortega siempre que puede aprovecha sus días de descanso para escaparse a su tierra. El empresario, que estuvo en Croacia a principios de agosto, ahora se ha trasladado a Galicia Allí, el dueño de Inditex frecuenta las zonas en las que se ha criado y disfruta de planes que lleva haciendo toda la vida.

A pesar de ser una de las personas más ricas del mundo, en vez de desplazarse a un destino de lujo, Ortega prefiere irse de vacaciones al lugar que le vio crecer. El empresario saca a la luz su faceta más sencilla y realiza actividades que cualquier ciudadano podría realizar, salvo por algún que otro detalle.

El millonario disfruta de sus vacaciones a bordo de sus embarcaciones. En Sanxenxo tiene el Valoria B, que permanece atracado en el pantalán a la vista de todos. Además, en La Coruña tiene el Drizzle, de mayores dimensiones que el anterior. De estos dos barcos el que más le gusta al fundador de Inditex es el Valoria B, de 47 metros de eslora, tres cubiertas, cinco camarotes y una tripulación que ronda entre los seis y los diez marineros, según asegura «Vanitatis».

«El barco está en perfecto estado de revista para salir a navegar en cualquier momento. Hay gente que se saca fotos sin saber que la embarcación es del dueño de Zara. Llaman la atención el casco de color azul marino sin una gota de agua y el ancla plateada, impecable. Hay veces que está en la terraza de la cubierta leyendo el periódico. Si no sabes que es él, piensas que es el abuelo de los dueños, que pasa las vacaciones con ellos», han expuesto a «Vanitatis» algunos vecinos.

Como todos los años era de esperar que Amancio Ortega eligiera el mes de agosto para descansar en Galicia. Por eso, no es de extrañar que en la localidad gallega ya no se sorprendan con su presencia y estén más que acostumbrados a ver al multimillonario hacer vida por la zona. De hecho, hay muchos que ya conocen la rutina de Ortega. A las nueve de la mañana da un paseo por el puerto deportivo con su perro Paco, compra el periódico, se toma un café y vuelve al Valoria.

Para degustar la comida tradicional gallega, el empresario fue al conocido bar Playa, un pequeño bar de la zona donde degustó sus legendarios lenguados. Otra de las paradas obligatorias de Ortega es la que hace en el pueblo de Beluso. Allí, como cada año, acudió a La Centoleira, uno de sus restaurantes favoritos, al que también suele acudir el Rey Juan Carlos.