Los Tous, sobre el acoso independentista: «Es un ataque directo y personal»

La presidenta de la compañía joyera habla con ABC tras las actuaciones de los CDR en su casa de Cadaqués

MADRIDActualizado:

Cuando parecía que había llegado la calma a la familia Tous, esta semana su casa de Cadaqués amanecía rodeada con réplicas de cartón de su icónico osito, en las que colgaba un lazo amarillo. «En Cadaqués somos tan generosos que hemos querido hacerle una ofrenda a nuestros vecinos. Hemos diseñado la nueva joya de Tous para esta temporada», publicaba en Twitter el grupo de la localidad del Comité de Defensa de la República (CDR), explicando así que los osos con lazos eran una forma de protesta por la encarcelación de políticos catalanes. «Se ha hecho en casa de los Tous por lo que representan», sentenciaba el grupo independentista.

«Lamento profundamente el ataque directo y personal al que nos hemos visto expuestos tanto yo como mi familia, incluso la marca», decía Alba Tous, presidenta de Tous, el pasado jueves a ABC. «Lideramos una compañía española que es internacional y nos gusta relacionarnos con tolerancia y respeto con todo el mundo. Paradójicamente, eso ha propiciado que nos acusen de tener todas las ideologías», añadía la primogénita de Rosa Oriol y Salvador Tous, quien se incorporó a la empresa familiar en 1985, liderando así la tercera generación de los Tous. Más tarde llegarían sus hermanas: Rosa, como vicepresidenta de la compañía, Marta, como directora de diseño, y Laura, quien se convirtió en 2013 en directora general de Dayaday, la firma low cost del grupo. «Si de verdad la gente supiera cuánto queremos a este país, a nuestra tierra natal, y a todos los mercados que nos están acogiendo con tanto cariño alrededor del mundo... De verdad lo deseo, por mi familia, por la compañía y por todos nuestros empleados, que se han visto afectados injustamente por una situación que nos es totalmente ajena», sentenciaba Alba en conversación con ABC.

Boicot a la firma

La campaña de desprestigio a los Tous y a su firma de joyería comenzó en agosto de 2017, cuando empezó a circular por las redes sociales una imagen que la exdiputada de Esquerra Republicana de Cataluña, Pilar Rahola, había publicado en 2016 durante una fiesta en su casa de Cadaqués. A esa fiesta acudió gente de distinto signo político, desde Carles Puigdemont o Joan Laporta, pasando por Helena García Melero y Alba Tous. En aquella celebración un grupo se hizo una foto con una estelada independentista que sujetaba el expresidente de la Generalitat. «Alba no quiso ponerse en la foto, pero tuvo la mala suerte de que una de las señoras que salía se parecía mucho a ella, la que llevaba un pantalón rojo», contó a ABC en su momento un invitado a esa fiesta. A raíz del «procés», la imagen se hizo viral y comenzó el boicot a la firma Tous, hasta que desde «Maldito Bulo», la cuenta de Twitter que comprueba si las noticias que se publican en la red son ciertas, contactaron con Rahola, quien aseguró que esa mujer no era Alba Tous.

Alba Tous
Alba Tous- ABC

Desde el entorno de la familia, afirman que a los Tous «les ha dolido muchísimo esta situación»: «Ellos son de Manresa y aman su tierra natal, pero también se sienten españoles. Rosa y Salvador han educado a sus hijas en la tolerancia y la convivencia. Los Tous no conocen fronteras porque tienen una visión internacional y global del mundo». Fuentes cercanas a la empresa añaden: «Ellos se sienten catalanes, españoles y están orgullosos de que su firma sea un escaparate de España en el resto del mundo».

El «segundo asalto» a los Tous llegó en noviembre de 2017, cuando la familia revisó el patronato de la Fundación Rosa Oriol para que fuera «transversal, neutro y apolítico», lo que llevó a prescindir de Pilar Rahola y Helena Rakòsnik, la esposa de Artur Mas. La fundación la comenzó Sor Lucía Caram y, cuando los Tous se convirtieron en sus principales benefactores, la entidad pasó a llamarse Fundación Rosa Oriol, convirtiéndose en el banco de alimentos oficial de toda la Cataluña central, dando alojamiento, higiene y alimentación a más de 1.200 familias. La entidad benéfica decidió este verano alejarse de lapolitización y volver a sus orígenes, Sor Lucía continúa al frente, pero ya no cuenta con los Tous. «Les costó mucho tomar la decisión porque estaban muy involucrados en el proyecto, pero han conseguido separar sus caminos sin que eso afecte a las familias que reciben las ayudas», dicen desde la entidad que, tras la salida de los Tous, recupera su nombre original: Fundación del Convento de Santa Clara.

Esta semana Rosa Tous viajó a Córdoba, donde inauguró la primera sede se su nuevo proyecto: la Escuela Tous de Joyería y Oficios Artesanos. Un proyecto socioeducativo con el que pretende trasladar a las nuevas generaciones de joyeros su pasión por este oficio milenario. Así, los Tous vuelven a lanzar un mensaje inequívoco, el mismo que han comunicado a los empleados de su compañía en los momentos difíciles: ellos son «internacionales de vocación y españoles y catalanes de corazón».