Todos con la hija de Rocío y Ortega Cano

Fue el sábado. Fue en la finca de la Yerbabuena, donde los hijos de Rocío Jurado y José Ortega Cano se han adaptado perfectamente a su nueva vida. El sábado, Gloria Camila cumplía años y su padre

POR BEATRIZ CORTÁZAR
Actualizado:

Fue el sábado. Fue en la finca de la Yerbabuena, donde los hijos de Rocío Jurado y José Ortega Cano se han adaptado perfectamente a su nueva vida. El sábado, Gloria Camila cumplía años y su padre quiso festejarlo con toda la familia al completo en la que fue su última reunión con los Mohedano antes de volver a vestirse de luces. No faltó nadie. Ni Amador y Rosa con los suyos, ni Gloria con su esposo e hijos, ni Rocío Carrasco y Fidel con los pequeños Rocío y David. Como la más grande hubiera querido. Con baile, palmas y risas infantiles, que es la mejor medicina para soportar las ausencias. Gloria Camila tuvo su tarta y sopló las velas bajo la atenta mirada de su padre, que se ha convertido en el eje de su vida. El domingo que viene, el torero se vestirá de negro y azabache en su regreso a la Fiesta para lo que lleva preparándose los últimos meses. Ante el temor a una cornada mortal, Ortega se sincera en el libro que sobre él ha escrito Tico Medina. «Sin ella me resulta difícil seguir viviendo», dice. Las confesiones del diestro y el autor son sinceras y profundas y huelen a Rocío en cada página. Justamente una imagen de fondo de la artista sobre la que posa Ortega a medio vestir de torero es la foto que ilustra la portada de «Traje de luces, traje de cruces» (La Esfera) que sale a la luz días antes de la primera cita en Olivenza.

También cita en Valencia es la que tiene Rosario Mohedano, a quien han nombrado fallera de honor de la falla del Portal de Valldigna, en el barrio del Carmen (Valencia). Su nombramiento ha coincidido casi en el tiempo con la destitución de la fallera mayor, que ahora arremete contra Rosario, quien asiste perpleja a una nueva polémica. «Hace un mes me ofrecieron ser fallera y acepté encantada. Siento mucho lo que ha pasado, pero lo mío no tiene nada que ver». Para colmo, Rita Barberá la ha invitado al balcón del Ayuntamiento el día 17 de marzo. Y, vamos, que piensa ir.