Antonela Roccuzzo y Leo Messi ya son marido y mujer
Antonela Roccuzzo y Leo Messi ya son marido y mujer - REUTERS

Todos los detalles de la boda de Leo Messi y Antonela Roccuzzo

El polémico vestido de la madre del novio, las transparencias de Shakira y el regalo gastronómico a los invitados, son algunos de los detalles de la boda del año en Argentina

BUENOS AIRES Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La boda del año en Rosario, o quizás del siglo o de la historia de esta ciudad argentina, dejó tras de sí metros de alfombra roja, centenares de fotografías, vídeos a granel, un desfile de modelos, futbolistas famosos, mujeres bellas y a una pareja, Lionel Messi y Antonela Roccuzzo, felices con su libro de familia en la mano.

Todo, o casi todo, sucedió como estaba previsto por los novios en esa noche mágica. Nada quedó al azar. Incluso, para el día después, se dispuso un servicio de barbería (para ellos) y de peluquería (para todos). El do de pecho en la ceremonia civil, lo dio, a capella (apenas unas notas intercaladas de piano de fondo), el compositor argentino favorito de la pareja, Abel Pintos, que interpretó uno de sus temas de mayor éxito: «Sin principio ni final». El cante, en cuanto a vestidos, corrió por cuenta de la madre de Messi al lucir un corte, más blanco que gris, del diseñador que idolatra y que, por cierto, no le cobró, Claudio Cosano. La elección del color -y un cierto parecido, en versión recatada, al de Rosa Clará de la novia- desató un aluvión de críticas (amables) a Celia Cuccitini.

Celia y Jorge, padres de Messi, con su hija María Sol, sobre la cruz de la alfombra que indicaba donde debían posar para los fotógrafos
Celia y Jorge, padres de Messi, con su hija María Sol, sobre la cruz de la alfombra que indicaba donde debían posar para los fotógrafos- EFE

Con menos tolerancia, por no hablar de crueldad en las redes, fueron los comentarios contra Shakira por repetir modelo. Para colmo de la mala suerte, la actriz argentina Gimena Accardi, llevaba otro diseño negro con transparencias, muy parecido al de la colombiana. Última en llegar a Argentina con Gerard Piqué, no pareció por su expresión que Shakira tuviera un vuelo demasiado feliz. Un pasajero filtró un video en el que se veía a una azafata entusiasmada bailando el Waka Waka frente a ella con gesto de desconcierto.

La timidez de «Lio» (como le conocen en Argentina) dio paso a la pasión cuando los fotógrafos reclamaron un beso para la novia. Messi, sin duda, demostró que el argentino, cuando besa, besa de verdad. Se vio entonces y en los vídeos de la ceremonia que fueron circulando en cuentagotas.

El paseíllo por la alfombra roja de ricos y famosos -modelo entrega de Oscar- no era de obligado cumplimiento. Más bien respondía a una decisión generosa de los invitados ya que, para recorrerlo, tenían que bajar un piso y caminar hasta la cruz negra marcada en el suelo. Una atención o señal de alerta para que ninguna cámara se quedará fuera de foco. La mayoría de las antiguas y nuevas glorias del F.C. Barcelona cumplieron con creces. Lo hicieron por parejas, juntos y separados. Carles Puyol, Xavi Hernández, Luis Suárez, Cesc Fàbrega, Neymar (de los primeros en subir una imagen a Instagram pese a la petición de la pareja de no hacerlo) y Dani Alves fueron algunos de los que se animaron. Los mismos pasos siguió el extenista Guillermo Coria y los ex madridistas Ángel Di María y Fernando Gago.

Entre ellas, las mujeres de ellos, el impacto mayor -sin desmerecer a ninguna- lo causó Vanesa Lorenzo, en cuyo rostro más de un periodista se empeñó en recordar a Jerry Hall, la ex de Mick Jagger. Parecido más exacto tuvo Álex, el doble brasileño de Messi que, a pocos metros del hotel Casino del City Center (donde se celebró la boda y la fiesta), dio el «sí, quiero» a Andressa, su novia. La escena fue grabada por varios medios de comunicación argentinos. [Haz clic, aquí, para ver a todos los invitados].

En el atuendo de los hombres pareció imponerse la corbata (incluida la de Kun Agüero, Javier Mascherano y la gris perla del novio, que vistió un traje de chaqueta) frente a las pajaritas de Puyol (de esmoquin), Xavi y Alves. Respecto a los looks de las mujeres hubo de todo: negros, azules, rojos (como el de María Sol, la hermana de Messi y Sofía Balbi, la mujer de Luis Suárez) gasas, encajes, transparencias, terciopelo, pedrería, con tirantes o sin ellos, como Daniella Semaan, la mujer de Fábregas e íntima de Antonela.

El menú de la cena -y los vinos de bodegas Bianchi- era desde hace días un secreto a voces. Lo que no resultaba tan conocido es la debilidad de Antonela por la caipiroska de frutos rojos, el «trago» favorito que se cuidó de tener a mano en su noche. De recuerdo para todos: una botella de vino, un sacacorchos bañado en plata con las iniciales de los novios y la fecha de la boda y… un tarro de dulce de leche, la debilidad de Messi.

«La Pulga» y «la Negra» o «Lio» y «Anto», como les conocen en su ciudad natal, eran y son una pareja feliz. Pero, desde ayer, además, están casados.