Antonella Roccuzzo y Messi
Antonella Roccuzzo y Messi - Gtres

La tienda de la mujer de Leo Messi en Barcelona echa el cierre

el empresario que trabajaba junto a Antonela Roccuzzo considera que el cierre «no representa un final, sino el principio de algo nuevo que viene» en su carrera

BarcelonaActualizado:

El próximo mes de mayo, la tienda con la cual la mujer de Lionel Messi, Antonella Roccuzzo, debutó en el mundo empresarial iba a cumplir su segundo aniversario desde su inauguración. Parecía tener todos los condimentos de un negocio perfecto. En el año 2017 todos los flashes apuntaban a la entonces novia –hoy esposa- del deportista argentino y a su socia Sofía Balbi, mujer del culé uruguayo Luis Suárez. Para apoyar a sus enamoradas, ambos azulgranas habían hecho de modelos para la marca de calzado Ricky Sarkany Barcelona.

Sin embargo, este miércoles quedó demostrado que la fama de Lionel Messi y el uso de su imagen no fueron suficientes para salvar el negocio de su mujer de la ruina y la tienda ubicada sobre la lujosa avenida Diagonal catalana se ve forzada a cerrar sus puertas. Este mes de marzo será el último en que se podrá visitar el negocio. Algo se podía sospechar, dado que días atrás la firma salió a liquidar toda su mercadería ofreciendo rebajas del 70% en sus productos, pero esta semana se confirmó la noticia.

Consultado por ABC sobre la decisión de dar fin al proyecto empresarial que mantenía junto a Roccuzzo, Sarkany se refirió a la constante salida de dinero, que luego no se pudo recuperar: «Cualquier negocio que uno quiera abrir, cualquier startup requiere los primeros años de una inversión mucho mayor que los ingresos: alquilar un local, decorarlo, comprar el stock, contratar personal y el retorno de la inversión lleva años».

Un final previsible

Al cumplirse un año de la pomposa inauguración de la tienda de la mujer de Messi se podía ver a las claras que el negocio no marchaba todavía como se esperaba: eran pocos los compradores, y el «timing» de apertura del local, en pleno auge del independentismo catalán –y cuando muchas compañías se alejaban de la Ciudad Condal-, tampoco había sido el indicado para abrir las puertas. En su momento, el argumento era que la situación económica de Barcelona impedía el crecimiento de la marca, que –en teoría- llegaría más adelante.

Sin embargo, las complicaciones se fueron acentuando con el avance de los meses y a comienzos de este año se dio a conocer que el balance de 2018 había resultado letal para el negocio de las WAGs del equipo culé. Según las cifras del mes de enero de 2019, la firma había sufrido una pérdida total de 150.000 euros, lo que representó todo un fracaso para el empresario andino Ricky Sarkany, uno de los principales diseñadores de calzado en su país natal. El elevado precio de los productos y el desconocimiento de la marca –que no llegó a instalarse nunca en Barcelona- resultaron un combo letal para la empresa de la mujer de Messi.

Al fracaso económico se suma la situación personal de Antonela Roccuzzo, quien en estos momentos se encuentra en pleno cuidado de sus tres hijos y, en especial, del pequeño Ciro Messi que cumplió su primer año hace apenas unos días.

Nuevos horizontes

La separación de la sociedad formada dos años atrás junto a las mujeres de Messi y Suárez no detiene al empresario argentino que, tras el cierre de la tienda, va en busca de nuevas apuestas y mercados. De hecho, uno de los desafíos que se propone Sarkany es el de instalar su marca en el continente asiático. Para ello, el diseñador cuenta con la influencer madrileña Lula Sobrino, que es la nueva modelo de la temporada 2019 de la marca.

En diálogo con ABC, el empresario consideró que el cierre de su apuesta junto a la mujer de Messi «no representa un final, sino el principio de algo nuevo que viene» en su carrera.