Susana Gallardo y Manuel Valls, el pasado mes de octubre, en el Liceo de Barcelona
Susana Gallardo y Manuel Valls, el pasado mes de octubre, en el Liceo de Barcelona - EFE

Susana Gallardo, el talismán de Manuel Valls para la batalla por Barcelona

La empresaria está volcada en la candidatura del político, con quien mantiene una relación desde verano

MADRIDActualizado:

No pudo templar los nervios. Poco antes de que terminase el acto de entrega de los Premios Nadal el pasado lunes, Manuel Valls se levantó de su mesa y se acercó a la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera. «¿Cómo permites eso?», le reprochó Valls. Poco después, el ex primer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona apoyado por Ciudadanos, arremetía en Twitter contra el discurso del escritor Marc Artigau -galardonado con el premio Josep Pla-, quien expresó su «tristeza y rabia» por «vivir en un país donde hay presos políticos y donde el gobierno legítimo de la Generalitat está exiliado». Testigos de la reacción de Valls afirman que salió muy encendido del hotel Palace de Barcelona. «Esta noche he sentido tristeza, rabia y vergüenza después de este discurso y esta demagogia. Pobre Josep Pla... ¡Basta!», exclamó en Twitter.

Durante la cena, a su derecha, permaneció la empresaria Susana Gallardo, su fiel escudera, quien se ha significado en varias ocasiones y de forma pública en contra del independentismo. Desde que Valls se perfilase como candidato independiente a la alcaldía de la Ciudad Condal, ella le ha proporcionado todos los apoyos posibles.

Gallardo y Valls venían de pasar las vacaciones de Navidad juntos. Tras descansar unos días en la Cerdaña, se desplazaron hasta Menorca, donde la exmujer de Alberto Palatchi -fundador de Pronovias- tiene una casa. Celebraron estas fiestas acompañados por sus respectivos hijos. La pareja suma siete en total: Ugo, Alice, Joaquim y Benjamin -fruto del matrimonio del político francés, con su primera mujer, Nathalie Soulié- y Gabriela, Alberto y Marta, vástagos de Gallardo y Palatchi. «Su relación se ha consolidado mucho desde que se conocieron este verano. Están muy bien juntos y estas fiestas han sido maravillosas para ellos porque se han podido reunir varios días con sus hijos», cuenta una amiga cercana Gallardo a este periódico.

La pareja del verano

Que Gallardo y Valls se complementan en lo profesional y lo personal es algo que se ha podido comprobar desde mediados del pasado mes de agosto, cuando ABC confirmó que Valls y la exvicepresidenta de Pronovias vivían muy ilusionados los inicios de su romance. Tras conocerse en casa de unos amigos en común en Menorca, Gallardo ejerció durante aquellos días como cicerone de Valls, quien buscaba apoyos para presentarse a la alcaldía de Barcelona. Tras unos días en la isla volaron hasta Marbella, donde el empresario Félix Revuelta -propietario de Naturhouse- le preparó a Valls un encuentro con José María Aznar y con varios empresarios. También se relacionaron con la flor y la nata patria, que esos días se dejaba caer por el festival Starlite, para asistir a los conciertos de Sting y Estopa.

Ya entonces, el 19 de agosto, cuando la pareja se alojó en el hotel Las Dunas, los rumores de que podían mantener una relación sentimental llegaban desde Menorca. Unos días después ABC desvelaba el romance, pero sería «Paris Match» quien publicaría las imágenes definitivas. En un número llamado «la reconquista», la revista francesa publicó varias fotografías de Valls y Gallardo en una actitud muy cariñosa mientras tomaban el sol en la playa privada del hotel. El ex primer ministro francés y la empresaria catalana se convirtieron en la pareja del verano. Las fotos le costaron a la publicación una multa de 8.000 euros por daños a la «intimidad e imagen» de Valls y Gallardo, y el pago de 2.000 euros en costas judiciales.

El 25 de septiembre, Valls confirmó que se presentaría con el apoyo de Ciudadanos, pero como candidato independiente, a las elecciones del próximo 26 de mayo para ser alcalde de Barcelona. Se supo entonces que, tras pasar unos días en la casa que Gallardo tiene en la zona alta de Barcelona, Valls había encontrado un piso en la calle París, en la zona del Ensanche. Los techos altos y la luz que entraba por sus amplios ventanales enamoraron al político, quien está muy feliz de vivir en la ciudad donde nació.

Desde entonces, Valls y Gallardo tienen una vida cultural muy activa. Su primer acto público fue el pasado mes de octubre, durante el estreno de la temporada del Liceo de Barcelona.

A la espera de que presente su plan electoral definitivo y la lista de nombres que formarán su candidatura, las encuentas dicen que Valls no lo tiene fácil. Por eso está volcado en la campaña electoral visitando barrios, hablando con vecinos y preocupándose por los estragos del «procés». «Susana le acompaña a todo, desde verano son inseparables», afirman desde el entorno del político. Ella es el talismán de Valls para las elecciones del 26 de mayo.