Simoneta Gómez-Acebo en la entrega de la Copa de Oro de polo en Sotogrande, el pasado domingo
Simoneta Gómez-Acebo en la entrega de la Copa de Oro de polo en Sotogrande, el pasado domingo - ABC

Simoneta Gómez-Acebo: «Mi familia es la pera limonera, soy una privilegiada»

La hija de la Infanta Doña Pilar recibe a ABC durante sus vacaciones: «En el charco de la política no me meto»

SOTOGRANDEActualizado:

El Rey Juan Carlos, el rey de los joyeros y el rey del deporte arroparon este fin de semana en Sotogrande a la primogénita de la Infanta Doña Pilar. Simoneta Gómez-Acebo (47 años) acudió el domingo a la clausura del Torneo Internacional Indi de Polo con su tío, el Rey emérito, para hacer entrega de los trofeos y cerrar así con broche de oro el que es actualmente el mejor torneo de Europa.

La hija de los Duques de Badajoz, y prima del Rey Felipe, es la mayor de cinco hermanos, está divorciada y vive actualmente en Madrid con sus tres hijos, Luis Juan, Pablo y María de las Mercedes. Ha recalado en Sotogrande en su papel de directora de comunicación de Cartier, patrocinador del torneo.

Natural, sencilla y elegante. Muy bronceada y con reloj y collar de la firma francesa. Así llegaba desde Palma al club Santa María y recibía en exclusiva a ABC en un tono distendido y cercano. Mientras contemplaba la final de la Copa subsidiaria (de la que salió vencedor el equipo de Luis Alfonso de Borbón), desde el palco y con su inseparable cigarrillo atendió a este periódico.

—Es usted directora de comunicación de Cartier desde hace 26 años. ¿Por qué se inicia en este sector? ¿Fue vocacional?

—No fue vocacional. Yo no quería estudiar. Después de un año de universidad no quería seguir y mi padre me dijo que no quería vagos en casa y que buscara un trabajo. En marzo de 1990 se abre la primera tienda de Cartier en España y yo entro justo para preparar la inauguración.

—¿Y qué le ha aportado a usted Cartier?

—Todo. Ha sido mi escuela de la vida.

—Existe también esta vinculación de Cartier con la Casa Real...

—Sí, el Rey Alfonso XIII ya era cliente.

—¿Ha participado en el diseño de alguna joya?

—No. Eso lo hace un equipo muy profesionalizado. Yo no tengo un hueso artístico en el cuerpo.

—¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

—Lo que más me divierte son las historias que hay detrás de cada piedra, de qué familia proceden…

—¿Ha afectado la crisis a este sector?

—Poco. Nos han salvado los grandes clientes.

—¿Es aficionada la Familia Real al polo?

—No, a ninguno nos ha dado por el polo. La Infanta Elena concursa en salto y yo concursaba en completo, pero al polo no hemos jugado.

—En cuanto a su pasión por los caballos, ¿cómo se inicia?

—Mi abuela era una gran amazona y mi madre montaba muchísimo. Ella siempre nos ha obligado a los cinco a practicar deporte y cada uno juega a uno: tenis, golf, caballo, etc.

—¿Han heredado sus hijos la afición por los caballos?

—No. Por la música sí, como su padre (el compositor José Miguel Fernández Sastrón).

Simoneta Gómez-Acebo junto al Rey Don Juan Carlos en Sotogrande
Simoneta Gómez-Acebo junto al Rey Don Juan Carlos en Sotogrande- ABC

—Otra de sus pasiones o ambiciones es colaborar en proyectos solidarios. ¿En qué se encuentra involucrada actualmente?

—Estoy centrada en Nuevo Futuro. Es el único comité en el que estoy ya y me encuentro muy satisfecha.

—¿Qué le aporta a usted el participar en esos proyectos?

—He tenido tanta suerte en la vida, con mi familia y mis hijos, y que creo que si no le devuelvo algo a la sociedad el Señor no me lo perdonaría nunca.

—¿Cómo es un día normal en la vida de Simoneta?

—Me despierto y leo el ABC en papel. Leo el ABC porque es muy cómodo. La grapa es fundamental, no se te deshace cuando lo lees. Me tomo un Cola Cao y me voy a la oficina. Desayuno sobre las diez y media y suelo almorzar con amigas en comidas de trabajo. Por la tarde recojo a mi hija del colegio, ya tiene 16 años, así que ya hace los deberes sola. A las ocho y media cenamos todos juntos en casa, mis tres hijos y yo.

—¿Se encuentra en un buen momento emocional?

—Sí. Ya se lo confirmaré cuando acabe el año, pero por ahora el balance es muy positivo.

—De la situación actual de la política española, ¿qué opinión tiene?

—No pienso entrar en ese charco. Las predicciones del horóscopo pueden acertar igual que tú y que yo en esto.

—Por último, ¿cree que el haber nacido con su posición le ha ayudado en la vida?

—Mentiría si dijera que no. Sí, me siento muy privilegiada, pero por mi familia, que es la pera limonera. Mis hijos son buenas personas, buenos hermanos... somos una piña, siempre nos verás juntos. Se nos pasan los enfados en cinco minutos, no somos nada rencorosos. La familia es lo mejor que tenemos en esta vida.