Siguen sin acuerdo: Adriana ex Frade no permitirá que su marido venda «el patrimonio de nuestros nietos»

BEATRIZ CORTÁZAR/
Actualizado:

El próximo 10 de febrero José Frade ha convocado una junta de accionistas de sus empresas, junta que no piensa perderse su ex mujer Adriana Rothlander, con quien mantiene una batalla legal en los juzgados desde hace más de tres años por la liquidación de sus bienes gananciales. En esa junta se quieren proponer varios asuntos, como solicitar la autorización legal de la emisión de Canal 7, que lleva en antena desde hace ya diez años, así como otros puntos del día con los que Adriana no está conforme. «En la cuestión de la legalización de Canal 7 creo que estaremos de acuerdo, lo que ocurre es que hay otros asuntos que no pienso permitir como es el estudio de la venta de todas las películas cuyos títulos tenemos a perpetuidad. Ése es nuestro máximo patrimonio y será también el patrimonio de nuestros nietos. Los derechos de alquiler de esas seiscientas películas a todas las televisiones son los que mantienen incluso a Canal 7. Hay clásicos importantísimos, de esos que siempre se reponen por Semana Santa, filmes de Charlton Heston, de las producciones Broston... También en esa junta se quiere estudiar la venta del edificio donde está Canal 7 y sus oficinas para luego subrogarse a un alquiler. Tampoco estoy de acuerdo. El dinero de esas ventas irían a nuestras empresas que administra mi ex marido. No lo aceptaré. Mi ex marido pretende que en esas juntas yo sólo pueda votar en función al tres por ciento de las acciones que tengo cuando sabe que hay una sentencia en la que se reconoce que me pertenece la mitad de los bienes gananciales. He impugnado las juntas anteriores y pienso luchar hasta el final. Ya está bien. Si está tan feliz con su vida nueva -tras su divorcio, Frade se casó con Norma Duval- no entiendo por qué no resolvemos nuestra liquidación. Por supuesto que el día 10 iré a esa junta, si es que no la desconvoca, y pelearé por lo que es mío». La guerra suma y sigue.

Pero no son los únicos. También Norma Duval y Marc Ostarcevic andan a la gresca y con abogados entre medias para solucionar la cuestión de las visitas de Marc a su hijo menor Christian. Aunque en un primer momento se pensó que tanto Norma como Marc estaban dispuestos a mantener una separación tranquila, y alejada de las polémicas una vez liquidados sus asuntos económicos, lo cierto es que la historia ha dado un giro radical como se pudo comprobar la noche televisiva que Ostarcevic lloró por la incomprensión de su ex mujer hacia él y su necesidad de estar con su hijo pequeño (los mayores prefieren no tratarle). En esas estábamos, hasta que llega la noticia de que el ex matrimonio se cita en los juzgados de Familia por este asunto que no sólo no está zanjado sino que promete avivar el fuego de la ira entre el ex matrimonio.