Shakira se pronuncia sobre la querella de la Fiscalía por el presunto fraude a Hacienda

En el comunicado de la oficina de prensa de la artista se asegura que es un caso claro de «atropello recaudatorio» y que, por el momento, no les ha llegado la querella formalmente

Actualizado:

La querella que ha interpuesto la Fiscalía contra Shakira (41 años) por seis presuntos delitos contra la Hacienda Pública por un supuesto fraude de más de 14,5 millones de euros en IRPF e Impuesto de Patrimonio ha sentado como un jarro de agua fría a la cantante colombiana, que no esperaba que se desarrollasen así los acontecimientos.

Según asegura la propia oficina de comunicación de la artista, por el momento no le ha llegado la querella formalmente. Ha tenido que enterse por los medios de comunicación. «Lo más grave es que Fiscalía lo ha filtrado repartiéndola a la prensa incluso antes que al Juez extralimitándose de su función con el fin de lastimar su reputación, tan relevante para una artista de su estatus», dice la nota.

La noticia ha pillado a Shakira por sorpresa, pues asegura que «ya ha pagado hasta el último euro exigido por la Agencia Tributaria y, por tanto, no debe nada al estado español». Además, en el comunicado se argumenta que no estuvo más de 183 días en España en los años en cuestión. «El criterio de 'ausencias esporádicas' que aplica la Fiscalía carece de sentido ya que este solo es aplicable cuando hay presencia previa. En el periodo de discusión, Shakira era una ciudadana extranjera y hasta 2015 nunca fue residente fiscal en España», reza el comunicado.

El comunicado añade que, al contrario de lo que dice la Fiscalía, la cantante «ha colaborado con la agencia y ha presentado toda la información de forma clara y transparente» y que, incluso, «se ofreció a declarar y se le declinó este derecho fundamental».

Asegura que es un caso claro de «atropello recaudatorio». «Shakira ha cumplido en todo momento con todas sus obligaciones tributarias y siguió estrictamente las recomendaciones de PriceWaterhouseCoopers (PwC), sus asesores», se puede leer. El aquipo de la cantante está convencida de que el objetivo es meter miedo al resto de contribuyentes utilizando a Shakira como chivo expiatorio.