Parte de la Familia Real británica
Parte de la Familia Real británica - Gtres

A la luz los secretos de la Familia Real británica

El escritor e historiador Kenneth Rose dejó en sus diarios privados algunas de las historias más «jugosas» de la Reina Isabel II y su familia. Unas notas que verán la luz por primera vez después de más de 90 años

MadridActualizado:

Pocas personas conocen tan bien a la Familia Real británica como el escritor e historiador Kenneth Rose, fallecido en enero de 2014. El biógrafo contó en vida muchas de las curiosidades que se saben sobre la Reina Isabel II, sus cortesanos, primeros ministros y aristócratas, sin embargo sus historias más «jugosas» las dejó por escrita en una serie de diarios privados, que verán la luz por primera vez después de más de 90 años.

El periodista tejió con los años una amplia red de contactos que le permitió conocer los cotilleos más oscuros de la familia real británica. Jamás traicionó a sus fuentes, pero cada detalle que escuchaba lo recopiló en una serie de diarios que el próximo 1 de noviembre verá la luz en forma de libro bajo el título «Who’s In, Who’s Out: The Journals Of Kenneth Rose Volume 1, 1944-1979». Esta semana el periódico británico «Daily Mail» ha puesto la miel en los labios publicando algunos de los capítulos más polémicos.

Entre otros muchos personajes, escritor asegura que el humor del Príncipe Felipe a menudo se confundía con la grosería, a través de un claro ejemplo: «En 1961, la reina tenía un almuerzo programado con Sir Austin Strutt, subsecretario adjunto en el Ministerio del Interior, en el Savoy. Cada vez que Strutt y el príncipe coincidían, la tensión se palpaba en el ambiente, pues este vaticinaba que el príncipe «reducirá la monarquía a escombros». Así lo describe el biógrafo en su diario durante un viaje a bordo del yate real durante una visita a las Islas del Canal en el que acudieron los reyes junto al ministro: «El plan tuvo que ser cambiado en ese momento debido al mal tiempo. El Príncipe Felipe aconsejó a su esposa que reprogramara su almuerzo, pero la reina no entendió de inmediato por qué era necesario. "¿No tienes la inteligencia para darte cuenta?", preguntó el duque de Edimburgo a la monarca delante de todos». Ese mismo año, durante un acto con comerciantes, uno de ellos le contó al abuelo de los Príncipes Guillermo y Harry que era el presidente de la firma de zapatos que utilizaba la reina, a lo que el duque le contestó: «Por eso ella se queja quejando siempre de sus pies». «El Príncipe Felipe sencillamente no se da cuenta del perjuicio que le causan estas constantes bromas», escribe Rose en su diario.