El secretismo envuelve la paternidad de Irina Shayk y Bradley Cooper

Dieron la bienvenida a su primera hija en marzo, aunque la noticia no trascendió hasta el pasado domingo

LOS ANGELESActualizado:

Han pasado cuatro meses desde que Irina Shayk (31 años) se subió a una pasarela en París y confirmó lo que hasta ese momento era un secreto a voces. «Irina Shayk anuncia su embarazo durante el desfile de Victoria’s Secret», publicaron la mayoría de medios de comunicación el 1 de diciembre de 2016. Evidentemente, no fue un anuncio al uso, siemplemente se encaramó a sus altísimos tacones y dijo para sus adentros: «Aquí estoy yo. Y sí, efecticamente, estoy embarazada». Sin duda, fue el mejor fichaje de la firma de lencería, que consiguió más repercusión (si cabe) que otros años.

Como Shayk nunca confirma ni desmiente asuntos de su vida privada, la prensa dedujo que Bradley Cooper (42) –su pareja desde hace dos años– era el padre y, según apuntaron algunos confidenciales americanos, la modelo estaba por aquel entonces en su quinto mes de embarazo. Algo que tampoco es difícil de averiguar si se hace la cuenta de la vieja, que la naturaleza no engaña.

Cooper y Shayk se convirtieron en padres a finales de marzo (se desconoce la fecha exacta), pero la noticia no ha trascendido hasta ahora. Fue «People» quien durante la madrugada del domingo se hizo eco del nacimiento. El afamado actor y la explosiva modelo no han querido hacer ningún comunicado oficial, pero se sabe que es una niña y que se llama Lea de Seine Shayk Cooper.

Desde que conoció el embarazo de la modelo, son muchos los admiradores de Shayk que han intentado imaginarse el rostro de la criatura. Lo que está claro es que con unos padres tan recelosos de su vida privada y acostumbrados al revuelo de los paparazzis y la rumorología, Shayk y Cooper van a intentar proteger muchísimo la imagen e identidad de la pequeña.

Shayk y Cooper mantienen una discreta relación sentimental que comenzó en la primavera de 2015, poco tiempo después de romper con sus respectivas exparejas, el jugador portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo y la actriz británica Suki Waterhouse. Mientras que a ella solo se le conoce la relación de cinco años con el astro blanco, Cooper estuvo casado durante cuatro meses con la actriz de la serie NCIS, Jennifer Esposito. También mantuvo durante dos años una relación con la actriz Renée Zellweger, a quien conoció en el rodaje de «Case 36».

Parece que uno ha encontrado en el otro la estabilidad que necesitaban. Ese entorno saludable y sano para querer formar una familia.