Scarlett Johansson se une al club de la sonrisa: por qué actrices y princesas caen rendidas ante los cómicos

La actriz acaba de hacer su debut en la alfombra roja junto a Colin Jost, su nueva pareja y monologuista en «Saturday Night Live»

E.B
MADRIDActualizado:

Dicen que a la hora de seducir, el arma secreta es tener conversación y hacer reír. No sabemos qué conquistó a Scarlett Johansson de su nueva pareja, el cómico Colin Jost, pero la actriz acaba de entrar en el club de la sonrisa. Ese formado por actrices -y princesas- que se dejaron seducir por un comediante.

Jost es guionista del programa «Saturday Night Live» y acaba de hacer su debut en la alfombra roja de la mano de la actriz. Ha sido en el estreno de «Avengers: Infinity War», la última cinta en la que participa la intérprete. La relación de Johansson y el cómico salió a la luz tras ser pillados besándose en mayo de 2017 en la fiesta de final de temporada del programa. Entonces, la actriz ya se había separado de su marido, el francés Romain Dauriac, con quien tiene una hija de tres años, Rose Dorothy.

Scarlett Johansson y Colin Jost
Scarlett Johansson y Colin Jost - GTRES

Aunque hasta ahora no habían posado juntos, Jost y Johansson se habían referido el uno al otro en más de una ocasión. «Es difícil tener alguna queja, es impresionante», contaba el cómido en una entrevista para «Entertainment Tonight». Por su parte, la intérprete aseguraba estar «emocionada de compartir la experiencia con él».

La princesa y el bromista

Antes de que Scarlett Johansson cayera rendida ante los encantos de Jost, Carlota Casiraghi sorprendió a Mónaco y a medio mundo con su relación con Gad Elmaleh, un cómico francés 16 años mayor que ella.

Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh
Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh - GTRES

La hija de Carolina de Mónaco presentó a Elmaleh en el Baile de la Rosa y fruto de su relación nació su hijo Raphaël. Pero el cómico ya era conocido en Francia, gracias a un talento con el que «puede hacer muchas cosas as la vez, mientras da la impresión de que se encuentra en otra parte», según lo describió «The New York Times».