ABC

Sara Sálamo «En el colegio me llamaban 'la abogada del diablo'»

La actriz tinerfeña y pareja del futbolista Isco Alarcón, con quien espera un hijo, acaba de ser premiada por su activismo en causas sociales

Actualizado:

Actriz, feminista y activista de los derechos de los animales. Así se presenta Sara Sálamo en su perfil de Instagram, ante sus 670.000 seguidores, aunque reconoce que a muchos de ellos los tiene vetados: «Tengo a mucha gente bloqueada porque no entiendo que personas que no comulgan con mi forma de pensar, ser, vestir o maquillarme me sigan y vuelquen en mi perfil toda su frustración y quieran simplemente hacer daño».

Su feminismo es la razón por la que ha recaído en ella el galardón solidario que concede anualmente L’Oréal Professionnel en el marco del Festival de Málaga, que premiaba, por primera vez, el compromiso con la causa de la mujer, en lugar del VIH, como venía siendo hasta ahora. «Soy demasiado apasionada y estoy muy implicada con muchas causas. En el colegio me llamaban “la abogada del diablo” porque si veía alguna injusticia, allí me metía. Por ejemplo, me hierve la sangre con el movimiento que se ha creado en contra del feminismo porque la palabra comienza por ‘‘fem-’’. Por un prefijo están echando abajo este moviendo que está hablando de los derechos humanos», se lamenta.

Su «granito de arena»

Los 6.000 euros que acompañan el galardón los destinará a las mujeres maltratadas a través de la Fundación Ana Bella. Sobre la entidad, dice que «han creado una a red de mujeres que las ayuda a salir de esa situación física y emocionalmente. Las acompañan a poner la denuncia, las asesoran jurídicamente o llevan su proceso judicial… Estoy muy contenta por poder aportar este granito». Apoya también a la fundación Jugaterapia, «porque llevan un poco de luz a los niños que no pueden salir del hospital, llevándoles juguetes y convirtiendo sus habitaciones en un lugar mágico», cuenta a ABC.

Su espíritu comprometido le ha llevado también a promover la investigación y divulgación de la endometriosis, la enfermedad crónica que Sálamo padece -que consiste en la aparición de tejido del endometrio fuera del útero- y puede provocar esterilidad. «Llegué a congelar óvulos por lo que pudiera pasar, aunque al final no los he tenido que usar», confiesa. A sus 27 años, la actriz esta embarazada de seis meses de su primer hijo, fruto de su relación con el central del Real Madrid, Isco Alarcón (27). «Cuando vi que el test de embarazo daba positivo, me puse a llorar, no sé si de alegría o de susto porque llevaba años creyendo que era muy probable que eso no pasara. Fue muy emocionante».

KMJ/KMA
KMJ/KMA

Por su respeto a los animales, se volvió vegetariana hace cuatro años -«de pequeña no comía nada con forma animal, podía tomar un filete de pollo o una hamburguesa, pero era incapaz de comer un muslo de pollo»-, y el efecto secundario ha sido que han mejorado mucho los síntomas de su enfermedad. «Los dolores de esta afección son tremendos. Yo me enteré de que tenía endometriosis porque iba a correr una carrera de 10 Kms y fui incapaz de hacerlo porque me caía al suelo del dolor de ovarios», narra. «Desde niña, los dolores de la regla me hacían faltar a clase, pero nos “vendían” entonces que ese dolor era algo normal y no es cierto. Y esa es una de las batallas de las asociaciones, desmitificar ese mito». La interprete cuenta que, durante mucho tiempo, tuvo una menopausia inducida, «porque al detener la ovulación se reducen las molestias, pero con 20 años, de repente, que dejes de tener la regla es algo anormal».

Afortunadamente, todo eso pasó y esta tinerfeña de pura cepa se estrenará como madre en tres meses. Se enteró de su embarazo en pleno rodaje de la nueva serie que estrenará próximamente en Telecinco, «Brigada Costa del Sol», y lo primero que se le pasó por la cabeza fue «¿y si me echan?». «Pero los productores se alegraron muchísimo por mí e hicieron todo por ayudarme. Es una serie con mucha acción -recrea la fundación de la brigada antidroga en esa zona de la costa española en los años 70-, así que contrataron especialistas. Intentamos acoplar las escenas violentas a mi estado, hasta las chicas de vestuario se volvieron locas para disimular mi tripa en los últimos capítulos. Estoy muy agradecida, porque estuve asustada», reconoce.

Mejores amigos

Junto a Penélope Cruz y Carla Campra en el último festival de Cannes
Junto a Penélope Cruz y Carla Campra en el último festival de Cannes - Frédéric DUGIT

También habla con mucho cariño de los actores con los que compartió cartel en la cinta «Todos lo saben», del director iraní Asghar Farhadi. «Al principio estaba muy nerviosa por no ser capaz o no dar la talla. Pensaba: ‘‘¿Y si me bloqueo y no me salen las palabras?’’ Pero ahora a Inma Cuesta la quiero y la adoro, Bárbara Lennie me parece un descubrimiento como persona y como profesional, y Elvira Minguez me cuidó como si fuera mi propia madre». Ricardo Darín acabó siendo su mejor amigo durante el rodaje -«nos regañaban mucho porque éramos un poco gamberros y nos entraba la risa sin parar»- y lo mismo sucedió con Eduardo Fernández. Con Penélope Cruz y Javier Bardem compartió menos -«porque teníamos menos tramas juntos»-, pero admite que fue un regalo estar rodeada de todos ellos.

De quién se resiste a hablar es de Isco Alarcón, con quien celebró su primer año de amor el pasado mes de febrero. A pesar de que ambos publican en sus respectivas redes imágenes juntos, acompañadas de cariñosos mensajes, opta por la discreción: «No hablo de mi vida privada, pero estoy feliz con el momento que estoy viviendo y todo lo que me está pasando», zanja.