GTRES

SálvameAsí fue realmente el encuentro de Kiko Matamoros con sus hijos en el hospital

El colaborador se sometió ayer a una delicada operación para extirparle varios tumores en la vejiga

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Kiko Matamoros se enfrentaba ayer a uno de los momentos más decisivos de su vida. El colaborador pasó por quirófano para someterse a una operación de urgencia en la que le extrajeron varios tumores en la vejiga. Casi 24 horas después, «evoluciona favorablemente», tal y como ha asegurado Marta López, su novia, y se espera que reciba el alta en unos 6 días, algo más de lo esperado.

Hace apenas un par de semanas, Kiko anunciaba la preocupante noticia a través de una entrevista en exclusiva para la revista «Semana», después de habérselo anunciado únicamente a sus hijas Laura y Anita. El resto de sus retoños, Diego, Lucía e Irene, tuvieron que enterarse a través del medio citado y la televisión. Y es que el exmarido de Makoke casi no mantiene relación con ellos.

Es por ello que una de las incógnitas que mas interés despertaba era quiénes acudirían al hospital para visitar a su padre. A su llegada, fueron su novia y su hija Anita las que acompañaron al televisivo, dejándose ver entrando por la puerta principal. Sin embargo, tal y como se ha podido saber a posteriori, el resto de sus hijos (a excepción de Laura, que se encuentra en Argentina) también se trasladaron hasta el centro médico.

Un hecho inesperado y que prometía haber sido de lo más tenso, pues también hay enemistad entre algunos de los hermanos. No obstante, según la versión de Marta López y la propia Anita, «todos intentaron mantener la cordialidad por el bien» de su padre. Además, desde el programa citado aseguran que ha sido un «subidón» para Kiko verlos a todos allí: «Está muy contento».

Perdón

Tras anunciar la noticia, Kiko Matamoros acudió al plató de «Sábado Deluxe», donde confesó que si a raíz de estos momentos tan complicados pudiera tener una relación mejor con sus hijas, se alegraría de haber «pasado por aquí». «No hay un día de mi vida que no haya tenido un pensamiento para mis hijos», sentenciaba.