Alejandro Albalá y Sofía Suescun
Alejandro Albalá y Sofía Suescun - Gtres

SálvameEstalla la guerra en la familia de Alejandro Albalá

El concursante, que después de más de tres meses aislado del exterior, se llevará una gran sorpresa al ver el enfrentamiento que estos días se está generando en torno a su familia

MadridActualizado:

Está siendo una semana de lo más tensa en Guadalix de la Sierra. Tan solo quedan cinco finalistas en «GH Dúo» y los concursantes no pierden la oportunidad de hacerse notar para conseguir el ansiado maletín.

Entre ellos se encuentra Alejandro Albalá quien, después de más de tres meses aislado del exterior, se llevará una gran sorpresa al ver el enfrentamiento que estos días se está generando en torno a su familia. El último en entrar en la guerra ha sido su padre, José Manuel Albalá, quien ha iniciado una batalla campal contra su hija, y por lo tanto hermana del concursante, Marta Albalá.

José Manuel, entró ayer en «Sálvame» para arremeter duramente contra su hija: «Cuando me separé no existía la custodia compartida pero mis hijos pasaban conmigo Semana Santa completa, Navidad y los tres meses de verano. Nunca he sido un padre ausente», comenzó diciendo. Aseguró que a pesar de su incondicional amor hacia su niña, esta «ha estado sometida a un yihadismo emocional desde pequeña», pues «si tu madre te está siempre hablando mal de tu padre, tu padre se convierte en el demonio».

Unas declaraciones que vienen a justificar las duras acusaciones que realizó su hija la semana pasada contra él, donde dijo que llevaba más de cinco años sin hablarse con su padre, puesto que hizo un daño a su familia que no ha superado. «Mi hija me tiene bloqueado. La he llamado por teléfono y no hay forma de hablar con ella», se justificaba ayer en el programa de Telecinco, asegurando que él nunca «hizo nada malo para romper la relación padre-hija».

El «odio» de Marta por su progenitor es tal que la semana pasada cuando entró vía telefónica en el plató de «Sálvame» esta se ausentó afirmando que no quiere saber nada de «ese señor». A lo que él respondía: «Mi hija está influenciada por su madre».