Salma Hayek
Salma Hayek - GTRES

Salma Hayek desvela el infierno que vivió con Harvey Weinstein: «Durante años, fue mi monstruo»

En una carta publicada por «The New York Times» la actriz ha desvelado cómo fue acosada de forma sistemática por el productor de Hollywood

MADRIDActualizado:

Asia Argento, Mira Sorvino, Ahsley Judd y ahora, Salma Hayek. La actriz mexicana ha sido la última en denunciar el acoso que sufrió por parte del productor Harvey Weinstein, cuyo comportamiento con las actrices que participaban en sus películas ha cambiado su etiqueta de productor estrella de Hollywood a paria dentro de la industria cinematográfica.

En una carta publicada por «The New York Times», Hayek ha expuesto la pesadilla que supuso para ella trabajar junto al productor, al que define como «un cinéfilo apasionado, un padre amoroso y un monstruo». La actriz se disculpa por no haber contado antes su historia porque «intentaba protegerme del desafío de explicarle varias cosas a mis seres queridos» y asegura que si se ha atrevido a dar el paso es «por todas aquellas que tuvieron la valentía de decir algo».

La historia de Hayek comienza a principios de los años 2000, cuando buscaba productor para una película inspirada en la vida de la artista mexicana Frida Kahlo. El largometraje cayó en manos de Miramax Film, entonces productora de Weinstein. «Lo único que sabia de Harvey en ese momento era que tenia un gran intelecto y que era un amigo leal», explica la actriz, quien asegura que si se salvó de ser violada «es por mi amistad con la entonces esposa de Weinstein, así como con Quentin Tarantino y George Clooney».

Las peticiones de Weinstein

Pronto, Hayek descubrió la cara oculta del productor, quien le pidió, entre otras cosas, que se bañase con él, que le diera un masaje, mantener relaciones sexuales e incluso desnudarse junto a otra mujer para él.

«Las demandasabsurdas iban desde que despidiera a mi agente en mitad de una noche por una discusión a sacarme de una gala de estreno en el Festival de Cine de Venecia para estar en una fiesta privada con él y otras mujeres que, como me enteré más tarde, eran prostitutas», desvela la actriz, a quien el productor llegó a amenazar de muerte en un ataque de ira: «Te voy a matar, no creas que no puedo».

Salma Hayek durante el rodaje de «Frida»
Salma Hayek durante el rodaje de «Frida»

Pero todavía quedaba lo peor. Durante el rodaje de «Frida», Hayek tuvo que soportar las exigencias del produtor para aparecer sexy en pantalla. Weinstein llegó a plantear eliminar el famoso entrecejo de la muralista porque «Salma se ve fatal», y planteó a la intérprete un ultimátum: o rodaba una escena de sexo con otra mujer para la pelicula o cancelaría la producción.

«Accedí a hacer esa escena sin sentido porqeu sentía una presión fuertísima para cumplir, al igual que un sentimiento profundo de gratitud por todos aquellos que creían en mí», confiesa. La cinta fue un éxito rotundo en taquella y se llevó seis nominaciones a los Oscar.

El estreno de «Frida» supuso el final de la pesadilla de Hayek. Weinstein no volvió a ofrecerle un papel protagonista a la actriz, y ella decidió «no dejar ver lo mucho que me asustaba. Cuando lo veía en eventos sociales sonreía e intentaba recordar las cosas buenas de él, diciéndome a mí misma que había ido a la guerra y había ganado».