John Bercow con su mujer Sally
John Bercow con su mujer Sally - EFE

Así es Sally, la adúltera y polémica mujer del presidente de la Cámara británica

John Bercow ha anunciado que abandonará el cargo para pasar más tiempo con su esposa y sus tres hijos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Esta semana, el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha anunciado que abandonará el cargo para pasar más tiempo con su mujer Sally -con quien se casó en 2002- y sus tres hijos.

El político fue humillado públicamente en 2015 cuando la prensa británica desveló que mientras él estaba volcado con la campaña electoral para ser diputado por Buckingham –lo que logró-, ella invitaba a mudarse a su vivienda de Battersea, frente al Támesis, a Allan, un primo hermano de su marido, con quien compartía aficiones beodas. Tras destapar la aventura, Sally confesó a las puertas de su casa: «Siempre he sido una terrible esposa. No soy buena para el matrimonio», y respecto a su marido añadió: «No es un hombre débil, lo que pasa es que sabe perdonar. El problema es que yo no estoy segura de querer ser perdonada». Reconoció que su matrimonio hacía aguas meses antes y lo achacó a la obligación de vivir en el Parlamento. Confesó que habitar allí le resultaba «insoportable, con todos esos retratos de políticos del siglo XVIII por los pasillos y los controles de seguridad».

John Bercow con su mujer Sally
John Bercow con su mujer Sally - Reuters

Sally, anatómicamente una inglesa típica, alta y de ojos claros, ya había dado grandes espectáculos anteriormente. En una ocasión posó cubierta con solo una sábana para un periódico gratuito londinense, en pose insinuante y con las casas del Parlamento al otro lado del río. En la entrevista aseguraba que «el poder es afrodisíaco».

También participó en una edición del «Gran Hermano» británico para famosos, donde fue la primera en ser expulsada. A su marido aquello no le hizo nada de gracia. Ella alegó que buscaba recaudar dinero para su asociación de ayuda a personas con autismo, el trastorno que aqueja a su hijo mayor, y dice que destinó a esa buena causa los 180.000 euros que ganó en el programa. En 2009 le dio otro susto a John con unas declaraciones en las que comentaba que había tenido sexo casual con desconocidos estando beoda. También fue polémica una foto besándose en la boca con un bailarín, un artista negro y corpulento.