Miguel Palomo Danko y Carla Sánchez, su actual pareja
Miguel Palomo Danko y Carla Sánchez, su actual pareja - GTRES

Sale a subasta el piso madrileño de los hijos de Palomo Linares

La casa, donde vive Marina Danko cuando está en España, acumula varios impagos que ascienden a 800.000 euros

Actualizado:

Miguel, Sebastián y Andrés, los hijos de Sebastián Palomo Linares y Marina Danko, van a perder la única propiedad donde todavía podían mantener vivo el recuerdo de su padre. El piso de la madrileña calle Diego de León va a ser subastado por el Banco de Castilla-La Mancha debido al impago de una hipoteca que ya suma 800.000 euros. Valorado en 1,7 millones de euros, la vivienda se encuentra en pleno barrio de Salamanca y, según informó ayer el portal «Vanitatis», cuenta con una superficie de 200 metros cuadrados.

Palomo Linares falleció en febrero de 2017 sin haber hecho testamento. Tal y como confirmó ayer a este periódico su abogado, José Luis Sanz Arribas, «Palomo no tenía nada a su nombre por los problemas que había tenido con Hacienda en el pasado», al parecer por haber realizado alguna mala inversión. Este piso estaba a nombre de Explotación Ganadera Hermanos Palomo SL, una sociedad cuyo administrador era Miguel Palomo Danko, el primogénito del diestro y de la diseñadora de joyas colombiana. Sobre esta vivienda había varias anotaciones de embargo desde mayo de 2017, tanto por parte de Hacienda como de la comunidad de vecinos. «Las deudas que pueda haber en ese piso nada tienen que ver con las que pudo tener en su día Palomo Linares», comenta Sanz Arribas.

Cuando en 2012 Sebastián Palomo Linares y Marina Danko decidieron poner fin a su matrimonio, acordaron que allí viviría ella con su hijo pequeño, Andrés. El diestro seguiría en su finca El Palomar, en Aranjuez, que compró a medias con José Lozano. Tal y como informó ABC en su momento, quien se haría cargo de los gastos del inmueble de Diego de León sería el propio Sebastián Palomo Linares, quien también tendría que pasar una pensión de 4.000 euros a su exmujer y de 1.000 a su hijo pequeño, pues todavía no era independiente económicamente. Marina denunció en varias ocasiones que su exmarido había dejado de pasarle dicha pensión. Los gastos de comunidad de la casa, sin embargo, Palomo Linares los había dejado pagados hasta 2017 -año en que falleció-, desembolsando de golpe 80.000 euros.

Una casa en la capital

Desde que Palomo Linares y Danko se casaran en 1977, siempre vivieron en la finca de Aranjuez cuando se encontraban en España, ya que él viajaba con frecuencia debido a su profesión y ella siempre le acompañaba. Además de como una buena inversión, el torero quiso comprar el piso de la calle de Diego de León para tener una casa en la capital donde pernoctar cuando salían a cenar o se les hacía tarde. Allí Marina Danko, a quien le encantaba recibir, ofreció grandes cenas y también allí hacían mucha vida sus hijos.

Marina Danko y Sebastián Palomo Linares
Marina Danko y Sebastián Palomo Linares

La separación de Sebastián Palomo Linares y Marina Danko fue toda una sorpresa: habían puesto fin a 35 años de una vida en común que, de puertas afuera, siempre pareció estable. El torero no tardó en señalar que sus días con la bella colombiana habían sido como «un mal sueño». Su proceso de divorcio fue igual de complicado que el que poco después protagonizaría su hijo Miguel. Si Palomo Linares dejó a la madre de sus hijos por la empresaria venezolana Lilia López, su primogénito abandonó a su mujer, Marta González, por Jimena Guzmán de Frutos, hija de Lilia. El escándalo estaba servido.

Los herederos del torero declinaron ayer hacer declaraciones a ABC sobre lo que ha ocurrido con el piso. Mientras tanto, su madre viaja por el mundo junto a su actual pareja, Fabio Mantegazza, hijo del magnate suizo Sergio Mantegazza, quien tiene una fortuna estimada en 2.500 millones de euros. Las últimas veces que Marina ha venido a España siempre la ha acompañado su novio. Precisamente para presentarle en sociedad Danko organizó una cena en la Navidad de 2015 en la casa de Diego de León.