Rusia 2018Los hijos de Federico y Mary de Dinamarca protagonizan el anuncio más emotivo del Mundial

Las selecciones de Dinamarca y Australia han imagino cómo serían las camisetas de los cuatro príncipes para animar a ambos equipos en el campeonato

MADRIDActualizado:

No son pocas las personas en todo el mundo que se enfrentan al Mundial de Rusia con el corazón dividido. Quizá han vivido en dos países, quizá sus padres sean de dos naciones diferentes, sea por el motivo que sea, no quieren ni pensar en que sus equipos se enfrenten. Una suerte que no han tenido en la Familia Real danesa.

Dinamarca y Australia cayeron en el mismo grupo y hubo quien se preguntó a qué equipo animarían los príncipes Christian, Isabella, Vincent y Josephine, los cuatro hijos del príncipe Federico de Dinamarca y la princesa Mary, nacida en Australia. Entre los que dudaban se encontraban las propias selecciones de ambos países.

Todo comenzó con una broma en Twitter. La selección danesa pidió una foto de sus príncipes «animando con las camisetas de su selección», a lo que los australianos, haciendo gala de un excelente humor, les respondieron cómo podían hacer para que las camisetas llegaran a Copenhague antes del partido que enfrentó a ambos equipos (y que terminó 1-1).

Ante el mensaje de los australianos, los daneses publicaron un vídeo titulado «Querida Australia» en el que afirmaban que «el amarillo oro de vuestra equipación brilla tanto como vuestro bonito país».

«Aquí en Dinamarca adoramos vuestro país, no solo los canguros, emús y esa gran roca (en referencia a la montaña Uluru), adoramos todo. Colegas, creemos que de la combinación de Australia y Dinamarca puede resultar algo realmente mágico», insiste el narrador, para dar paso a una foto en la que se ve a cuatro niños de espaldas, con las manos cogidas y luciendo camisetas mitad australiana, mitad danesa, con los nombres de los príncipes impresos en ellas, así como sus respectivas edades. La mejor demostración del buen resultado que da la mezcla entre un danés y una australiana.