Hamilton y si mejor amigo, Roscoe
Hamilton y si mejor amigo, Roscoe - Instagram

Roscoe, el perro de Lewis Hamilton que gana 700 euros al día

Se trata de un bulldog que acompaña al pentacampeón del mundo de Fórmula 1 por los circuitos de todo el mundo. Ahora también trabaja como modelo

MadridActualizado:

Hay a quien le cuesta superar un salario de 700 euros al mes y quien los gana a diario. Nada que llame demasiado la atención, a no ser que quien facture dicha cantidad sea de naturaleza canina. Hablamos de Roscoe, el bulldog que habitualmente acompaña al piloto Lewis Hamiltonpor los boxes de la Fórmula 1 y que, tal y como ha desvelado su amo, es un modelo de éxito.

De muchos es sabido que el pentacampeón del mundo de F1 siente una desaforada pasión por los perros. Él tiene dos: el mencionado Roscoe y otro llamado Coco, de quienes no se separa. A los «mejores amigos» de Lewis Hamilton se les ha visto volando en el jet privado del piloto, paseando por los circuitos con su correspondiente acreditación FIA, asistiendo al festival de Coachella o protagonizando infinidad de vídeos y fotos que Hamilton comparte con sus seguidores en las redes sociales.

Roscoe, primero por la izquierda, de cumpleaños
Roscoe, primero por la izquierda, de cumpleaños - Instagram

Ahora se ha sabido que Roscoe, además, ejerce como modelo canino profesional. Según ha comentado el propio Lewis Hamilton, el can está apuntado a una agencia de modelos y frecuenta los cástings, donde compite con otra docena de perros para conseguir distintos trabajos. Su salario es de 700 euros por día y sesión, y si trabajara a diario, llegaría a los 200.000 euros anuales.

Rosco y Coco tienen una cuenta conjunta en Instagram, que, a los pocos días de abrirse, ya contaba con 150.000 seguidores. Hace unas semanas, Hamilton mostró su pasión por los animales escribiendo un texto que es toda una declaración de principios.

«No importa lo leales que sean hasta el día de su muerte. Los animales poseen unos valores que muy pocos humanos tienen. Estamos ciegos ante el dolor y la tortura que infringimos a los animales. Cada trozo de carne, pollo o pescado que te comes, incluso cada trozo de cuero o piel que llevas, procede de un animal que ha sido torturado, separado de su familia y brutalmente asesinado. Todos tenemos opciones y si a ti esto te parece bien, vale, pero yo elijo el amor, ser consciente de lo que apoyo y rechazar todo apoyo a las empresas que compran a compañías que asesinan y torturan animales».