Rosanna Zanetti, la venezolana que conquistó a Bisbal no admite rivales

La actriz y modelo se crece antelos incesantes comentarios sobre el acercamiento del almeriense y Chenoa

MADRIDActualizado:

Jamás había pisado una alfombra roja tan solemne como la que cubre el imponente Teatro Real de Madrid. El pasado 15 de septiembre, Rosanna Zanetti, una modelo y actriz caraqueña de 28 años, curvas sinuosas y mirada de hielo, hacía su particular debut entre la alta sociedad española durante el estreno de la temporada de ópera con «Otello», del brazo de su flamante novio, David Bisbal. Junto a numerosos rostros conocidos del panorama nacional celebró el 44 cumpleaños de la Reina Letizia. Al concluir la obra, la nueva pareja compartió impresiones y confidencias con Don Felipe y su esposa. Aunque el intérprete de «Bulería» y la venezolana llevaban viéndose desde abril, aquella aparición supuso la puesta de largo de su relación y la consagración de Rosanna, prácticamente desconocida en nuestro país, como personaje habitual del papel cuché patrio.

No hay duda de que las múltiples mujeres que han pasado por los codiciados brazos del almeriense de 37 años, desde Chenoa a Elena Tablada o la China Suárez, han suscitado siempre una gran expectación. Pero la popularidad de Rosanna se ha disparado aún más si cabe al calor del publicitado reencuentro de los concursantes de la primera edición de «Operación Triunfo». «Estamos recibiendo muchas llamadas de medios, pero de momento no vamos a atender las peticiones. Rosanna quiere mantener un perfil bajo», declara un responsable de la agencia de modelos Traffic Models que la representa.

De manera involuntaria, o tal vez no tanto, la venezolana ha sido la auténtica protagonista en la sombra de la comentada reunión de los extriunfitos. La omnipresencia de Zanetti se ha mantenido constante desde que en verano se comenzó a fraguar el homenaje a los concursantes del reality estrenado en 2001.

Durante el rodaje de los documentales «OT: El Reencuentro», la productora Gestmusic exigió a los 16 concursantes que acudieran solos sin sus familiares o parejas, para evitar distracciones y fomentar su interacción. Bisbal se saltó a la torera la directriz y se presentó con su novia. El cantante tampoco se alojó en el mismo hotel que el resto de sus compañeros durante las grabaciones y el día del concierto en el Palau de Sant Jordi se trasladó a Barcelona en un vehículo privado, mientras que el resto del grupo lo hacía en AVE, ahondando aún más la brecha entre ellos.

Rosanna y David parecen incapaces de hacer algo por separado. La venezolana tampoco perdió detalle de las piruetas de su admirado novio sobre el escenario el pasado 31 de octubre, desde el palco de honor que compartió con Paula Echevarría y Jesús Vázquez.

Y mientras media España trataba de dilucidar desde todos los ángulos posibles si había habido cobra o no de Bisbal hacia Chenoa tras interpretar «Escondidos», el almeriense volvía a recalcar quién era la única dueña de sus besos. «No hay camino a la felicidad: la felicidad es el camino, y ese camino es el que hago a tu lado», escribía el cantante en Instagram.

Las aparentemente peligrosas intenciones de Chenoa no amedrentaron a Zanetti. No sabemos si desde el palco que ocupó se apreciaría la espantada de Bisbal alejándose bruscamente de la boca de su exnovia, pero Rosanna no tuvo ningún reparo en fotografiarse con ella tras el recital de desafines en que se convirtió el concierto. Compartió la instantánea en Snapchat, dejando claro que ella no admite rivales.

Rosanna está bien curtida en culebrones e historias de desamor tanto en la ficción como en la realidad. Comenzó su carrera artística a los 17 años trabajando en México y Venezuela participando en exitosas telenovelas de la cadena Venevisión, como «¡Qué clase de amor!», «Fanatikda», «Natalia del mar» y «Virgen de la calle». Su última incursión televisiva ha sido la serie «Amor secreto». Durante todos estos años ha compaginado su trabajo como actriz con el de modelo.

A nivel personal, su currículum tampoco está exento de amores de revista. Durante varios años formó una de las parejas de más relumbrón de Venezuela con el cantante Víctor Muñoz, artista de ritmos latinos muy afamado al otro lado del charco. En abril de 2015, anunciaban su compromiso en Instagram con una foto de los dos y un romántico mensaje.

Sin contacto con su ex

Tan sólo meses después, sus planes de boda se frustraban y reemplazaba a un cantante caraqueño por un almeriense. Rosanna no guarda ninguna relación con su ex, aunque este solo tiene buenas palabras hacia ella. «No tengo noticias de Rosanna. Es una buena profesional, sabe relacionarse muy bien con las personas correctas y es muy talentosa manejando su carrera, viví muy de cerca su potencial como actriz. Entiendo que lo sigue perfeccionando. Le deseo mucho éxito», declara Víctor a ABC.

A finales de marzo Rosanna era fotografiada en el aeropuerto de Miami junto a Bisbal. Dos semanas más tarde llegaba la confirmación de su romance. Zanetti compartió una imagen en Instagram con dos perros: un chow chow negro y un fox terrier blanco, iguales a los que tiene Bisbal en Almería. Así se descubrió también que el artista había pasado unos días en su tierra y le había presentado a sus padres. En verano ella regresó a Andalucía y la pudimos ver buceando en el cabo de Gata con el cantante y vestida de flamenca en la Feria.

La venezolana se desenvuelve con la misma soltura de largo en la ópera que de faralaes en el sur y parece evidente que su sombra planea sobre todo lo que concierne a Bisbal. Así lo confirmó el propio cantante a ABC hace unas semanas: «Ella es mi versión en femenino».