APLos veteranos músicos viajaron desde Toronto (Canadá), donde el miércoles ofrecieron un multitudinario macroconcierto

Los Rolling Stones llegan a Mallorca

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS
Actualizado:

Los cuatro integrantes del primer grupo de rock del mundo, los Rolling Stones, llegaron ayer a Palma de Mallorca. Con toda la discreción posible, el líder del grupo, Mick Jagger; el guitarrista Keith Richards, el batería Charlie Watts y el bajista Ron Wood, aterrizaron a las doce y media del mediodía en el aeropuerto de Palma a bordo de un Jumbo privado. Los veteranos músicos viajaron desde Toronto (Canadá), donde el miércoles ofrecieron un multitudinario macroconcierto de ocho horas con el objetivo de ayudar a recuperar la maltrecha industria turística del país norteamericano, golpeado por la neumonía atípica.

Después de actuar ante casi medio millón de personas, los Rolling Stones hicieron las maletas, cruzaron el Océano Atlántico y aterrizaron en Mallorca, donde pasarán unos días de descanso antes de su próxima actuación, el 5 de agosto, en el estadio municipal de fútbol de Benidorm. La visita a Mallorca es un paréntesis dentro de la intensa gira musical que el grupo está realizando por todo el mundo, La visita de los Rolling a Mallorca no tiene nada que ver con los proyectos de recuperación del turismo en las Baleares. Pero quien sí vino ayer a Palma para ayudar a este objetivo es Rodrigo Rato. El vicepresidente del Gobierno presentó, junto con Jaume Matas, un plan de excelencia turística, que incluye modificaciones urbanísticas. Salta a la vista que para hacer más atractivas las costas del archipiélago y recuperar el turismo de calidad, habría que demoler muchos edificios mastodónticos y degradados que fueron levantados hace años por constructores sin escrúpulos. Y mientras las autoridades se afanan en intentar recuperar a los alemanes que dejaron de veranear en Mallorca, la isla sigue atrayendo cada año a destacados profesionales, nacionales e internacionales, que escogen los rincones menos explotados para las vacaciones. Es el caso de la diseñadora venezolana Carolina Herrera, que descansa en la casa familiar de Formentor; del torero Enrique Ponce y su mujer, Paloma Cuevas, o de la actriz Concha Velasco, que logró escaparse unos días a la isla. También han apostado por Mallorca las presentadoras María Teresa Campos y su hija Terelu, acompañada de su novio, Manuel Estrada. Asimismo, antes de viajar hacia China, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, decidió pasar unos días en la isla.

Pero el centro de la actividad mallorquina esta semana sigue siendo el Real Club Náutico de Palma, donde se celebra hasta el próximo domingo la principal regata del Mediterráneo, la Copa del Rey-Agua Brava. En la madrugada de ayer terminó la prueba más dura de la competición, la regata larga, y a las tres y media de la mañana pudimos ver cómo llegaba el Rey al puerto después de dieciséis horas de navegación a la caña del «Bribón». Su velero quedó en tercer lugar después de una travesía de casi cien millas en la que el viento no estuvo a la altura de las circunstancias. Sin demostrar cansancio, Don Juan Carlos tuvo tiempo todavía para compartir un refresco con los demás regatistas y saludar a quienes aguardaban su llegada. Media hora después, a las cuatro de la mañana, llegó el Príncipe de Asturias, cuyo velero, el «CAM», quedó en sexto lugar. Igual que su padre, Don Felipe se quedó un rato conversando con sus compañeros. A mediodía, Don Juan Carlos regresó a las instalaciones del club, «después de haber dormido como un Rey», según afirmó él mismo a quienes le saludaron.

Estos días también se ha podido ver en el club a Alexia de Grecia, con su hija Arrieta en brazos y acompañada de su marido, Carlos Morales, que es tripulante del «Azur de Puig», embarcación que pilota la Infanta Cristina. Asimismo, María Zurita ha acudido a las instalaciones náuticas a saludar a sus amigos y despedir a los regatistas. Tras la regata larga, las tripulaciones dedicaron el día de ayer a descansar y hoy reanudarán la competición. La atención, sin embargo, se trasladará esta tarde a Menorca, donde se espera la llegada del presidente del Gobierno, José María Aznar, y de su esposa, Ana Botella, que un año más pasarán aquí sus vacaciones.

Los Rolling Stones llegan a Mallorca