Richard Malka, el arma de Manuel Valls contra «Paris Match»

El influyente abogado ha demandado a las revista por las fotos del político francés con Susana Gallardo en Marbella. ABC habla con él

MadridActualizado:

Mientras Manuel Valls decide si acepta la propuesta de Albert Rivera para optar a la alcaldía de Barcelona por Ciudadanos, hay una acción legal de gran calado mediático que que no se ha hecho esperar. Su abogado, Richard Malka, ha denunciado a la revista «Paris Match» por haber publicado unas imágenes del ex primer ministro francés en actitud cariñosa junto a su actual pareja, Susana Gallardo. La exclusiva sobre su relación la publicó ABC hace un par de semanas. El mirlo blanco para Cataluña y una de las personalidades de la burguesía catalana que más se había posicionado en contra del independentismo estaban juntos y se convirtieron entonces en la pareja del verano más buscada. Malka alega en su demanda « intrusión en su vida privada» y, a la espera de conocer si el juzgado acepta la demanda, este periódico se ponía en contacto esta semana con quien es uno de los letrados más célebres de Francia.

Considerado por la edición gala de la revista «GQ» como el noveno abogado más influyente de su país, muchas de las causas que ha llevado Malka han tenido gran repercusión internacional. En 2014 defendió a Carla Bruni por unas escuchas ilegales difundidas por el ex consejero del presidente Nicolas Sarkozy, Patrick Buisson. Llevó la demanda por difamación del nutricionista Jean-Michel Cohen contra su rival dietético, el doctor Pierre Dukan. Y también emprendió acciones legales contra varios medios por las acusaciones por violación a Dominique Strauss-Kahn, quien fue absuelto en 2015.

«No puedo comentar nada sobre un procedimiento en curso», comentó Malka a ABC sobre la demanda de «Paris Match». El caso de Liliane Bettencourt -heredera del imperio L’Oreal- o de Caroline Fourest y Fiammetta Venner, coautoras de la biografía de Marine Le Pen son otros de sus triunfos judiciales. ¿Es difícil defender a gente famosa? «Lo que es difícil para algunos personajes famosos es que les digas que ‘‘no’’ a algo, que les lleves la contraria. Yo no tengo ningún problema en decir lo que pienso, sin importarme lo famosos que puedan ser mis clientes. Porque al final es en su propio beneficio», responde.

Dice Malka que la notoriedad y los casos mediáticos no han sido objetivos que él tuviera fijados en su carrera. «He defendido causas muy cercanas a mi corazón, como la libertad de expresión, la protección de la privacidad o la laicidad», aseguró, al hacer un repaso a su trayectoria profesional. Al principio, sentía un «terror total» al charlar con un periodista, ahora considera que con los medios tiene «una relación de amor, de naturaleza recíproca: a menudo les defiendo y otras veces los ataco». Escribió varios comics -es colaborador de «Charlie Hebdo»- y una novela. «La notoriedad acabó llegando. Obviamente falicita las cosas, pero implica peligros y transforma tu vida en algo que ya no tiene sentido».

Charlie Hebdo

Esos «peligros» llegaron cuando tuvo que defender al editor de «Charlie Hebdo», Philippe Val, por las caricaturas publicadas de Mahoma. «Ese juicio tuvo un impacto mundial. Es raro que un abogado participe en un caso con tales repercusiones y me enorgullece haber trabajado para defender la libertad de expresión y la crítica, incluso respecto a las religiones». De padres judíos, criados en Marruecos y asentados en París, Malka considera «una necesidad» que las religiones «puedan ser criticadas libremente»: «De lo contrario caemos en la idolatría y el oscurantismo». Cuando Philippe Val fue absuelto, la vida para Malka fue más difícil «con las amenazas, la muerte de mis amigos de ‘‘Charlie Hebdo’’ que eran como mi familia [en el atentado de enero de 2015] y la protección constante de la policía... Pero no debemos rendirnos».

Manuel Valls ha sabido a quien acudir. Malka ya le defendió en 2015, cuando el cómico francés Dieudonné insultó públicamente a Valls en un video que difundió por internet.