Ricado Darín con su familia en las ruinas de Machu Picchu
Ricado Darín con su familia en las ruinas de Machu Picchu - EFE

Ricardo Darín ya no es un icono «intocable» en Argentina

Las acusaciones de maltrato por parte de la actriz Valeria Bertucelli ha desatado una oleada de furia contra el actor y una división en el gremio

BarcelonaActualizado:

«Ahora no es el momento de hablar. Me tengo que cuidar y cuidar a mi familia». Con estas palabras pronunciadas con una frase entrecortada por la angustia, se refería el actor argentino Ricardo Darín (61 años), en el programa «Los Ángeles de la Mañana», al terrible momento que atraviesa desde hace ya 10 días. Su compatriota Valeria Bertuccelli lo acusó públicamente en la televisión local de haberla maltratado. «Así no se trata a una compañera», había afirmado la intérprete de 48 años haciendo referencia a episodios ocurridos cuatro años atrás durante su trabajo conjunto en la obra «Escenas de la Vida Conyugal». También hacía alusión a las diferencias salariales entre ambos y desmentía las versiones que indicaron que ella abandonó la obra tras enamorarse de él.

Apenas conocidas las denuncias de la actriz, el enorme revuelo que sacudió al país del tango impulsó a Darín a abandonar su tradicional perfil bajo y hablar sobre el tema. En diálogo con el ciclo «Intrusos», el galán cumplió exactamente con lo que Bertuccelli le había solicitado a través de la TV: que le pidiera disculpas públicamente. «Valeria es una persona que quiero y admiro, a ella y a su familia», afirmó el protagonista de «Nueve reinas». Y añadió: «Hay una confusión en todo esto, entiendo su malestar aunque no lo comparto».

En diálogo con ABC, su hijo «Chino» Darín -quien defendió públicamente a su progenitor- se mostró confiado en que todo se resolverá de manera positiva y aseguró que «el tiempo se encargará de poner las cosas en su lugar».

Dos bandos definidos

Pese a que las declaraciones de Darín podrían haber llevado a un cierre de la cuestión, para la actriz sus palabras no fueron suficientes. Y, en pocos días, se sumaron a la polémica diversos actores argentinos que se tomaron posición por uno y otro. Entre quienes salieron a apoyar las acusaciones de Bertuccelli se encontró la actriz Érica Rivas, que fue quien la reemplazó en «Escenas de la vida conyugal» una vez que Bertuccelli renunció a la obra. Y, aprovechando la coyuntura actual acusó al icono argentino -con quien se había peleado en 2017- de haberle gritado e insultado. En cambio, a la defensa de Darín salieron muchas actrices argentinas. Entre ellas Dolores Fonzi, quien fue su compañera durante el rodaje del film «La cordillera», del que también participó Rivas.

Ricado Darín junto a las actrices Dolores Fonzi y Érica Rivas
Ricado Darín junto a las actrices Dolores Fonzi y Érica Rivas - EFE

Como consecuencia de la dimensión mediática de los hechos, Darín respondió con declaraciones televisivas muy angustiado: «Me han colocado en un grupo que es absolutamente indeseable: el de maltratadores, agresivos, violadores seriales. Hay una publicación americana que habla del Harvey Weinstein argentino. Me han ensuciado en todas partes del mundo».

A la fuerte división de los actores argentinos entre quienes apoyaron a Bertuccelli y quienes salieron a la defensa de Darín -como la grandísima Norma Aleandro, directora de la obra que generó la discordia-, siguieron los posicionamientos familiares. El marido de Bertuccelli, el cantante Gabriel Julio Fernádez Capello -conocido como «Vicentico»- salió inmediatamente al cruce del actor. Y, del lado de los Darín, enseguida salió a relucir la unidad familiar. Una de las primeras en expresarse fue su mujer Florencia Bas -con quien lleva ya tres décadas-, que en su cuenta de Instagram publicó una carta remitiendo a una excompañera de Bertuccelli que la acusaba de ser excesivamente competitiva y envidiosa con sus colegas. Acto seguido, su hija Clara Darín utilizó las redes sociales para referirse a su padre: «No conozco una persona más atenta y respetuosa». La hermana del intérprete de «El secreto de sus ojos», la actriz Alejandra Darín -quien preside la Asociación Argentina de Actores- no quiso quedar fuera de la defensa y se refirió en una carta como su «amigo, con el que nunca me peleo pero siempre discuto».