Vídeo: Protocolo real cumplido al máximo en la Misa de Resurección en Palma

Los Reyes, sus hijas y Doña Sofía asisten a la Misa de Resurrección en la Catedral de Mallorca

Centenares de personas congregadas en las inmediaciones de la seo, pese a la lluvia, han expresado su cariño y afecto hacia la Familia Real

Palma de MallorcaActualizado:

Fieles a la tradición, los Reyes y sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, han asistido este domingo al mediodía a la Misa de Resurrección en la Catedral de Mallorca. Les ha acompañado Doña Sofía, que prácticamente nunca ha faltado a esta cita anual. En cambio, a diferencia del pasado año, Don Juan Carlos no ha acudido en esta ocasión a la ceremonia religiosa.

La Familia Real ha llegado a la seo palmesana poco antes de las doce del mediodía, a bordo de un único vehículo, que conducía el Rey. En la entrada, ha sido recibida por el obispo de Mallorca, monseñor Sebastià Taltavull, y por los integrantes del Cabildo catedralicio, así como por la delegada del Gobierno, Rosario Sánchez. Como en años anteriores, desde primera hora de la mañana se encontraban en las inmediaciones de la Catedral centenares de personas, que querían expresar su cariño y afecto hacia los Reyes.

Las previsiones meteorológicas apuntaban a que hoy llovería en la capital balear, y de hecho ha estado lloviznando toda la mañana, pero esa circunstancia no ha desanimado a los residentes y a los turistas que deseaban saludar a Don Felipe y a Doña Letizia, a sus hijas y a Doña Sofía. De hecho, ha habido más personas que en años anteriores. Las expresiones más escuchadas a su llegada han sido «¡Viva el Rey!», «¡Vivan los Reyes!» y «¡Viva España!». La Familia Real ha correspondido a esas muestras de cariño con varios saludos, a pesar de que la lluvia empezaba a arreciar en ese instante. Al entrar en la Catedral, se han reproducido los aplausos y los «vivas».

Reaparición pública

Don Felipe y Doña Letizia han reaparecido hoy en público tras pasar unos días de descanso en la intimidad. Los Reyes tienen previsto retomar la actividad oficial el próximo martes, con la entrega del premio Cervantes a la poeta uruguaya Ida Vitale en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. Por otro lado, la cita en la catedral palmesana ha supuesto una oportunidad para ver a la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía, que no acudían a un acto público desde el pasado diciembre, cuando asistieron al acto que se celebró en el Congreso con motivo del 40 aniversario de la Constitución.

Por su parte, la madre del Rey ha pasado toda la Semana Santa en Mallorca, donde ha participado en distintas actividades. Así, el pasado lunes, acompañada por su hermana, la Princesa Irene de Grecia, acudió al concierto solidario que se celebró también en el templo catedralicio a favor de la entidad social Proyecto Hombre. Un día después, asistió a la presentación del audiovisual «Gigantes del Océano» en el Palma Aquarium.

A nivel informativo, el interés que siempre suscita la presencia de la Familia Real en la Misa de Resurrección se había visto incrementado, en esta ocasión, por el incidente protagonizado hace justo un año por Doña Letizia y Doña Sofía a la salida de la Catedral. Como se recordará, fue a raíz de una fotografía que la Reina madre quería hacerse con sus nietas en aquel momento, en contra del criterio de Doña Letizia. Desde entonces, las Reinas han demostrado de manera reiterada que habían recuperado la complicidad, pero aun así es cierto que regresaban hoy por primera vez al escenario del incidente, y era inevitable que se analizasen con detalle sus gestos.

Una vez acabada la misa, en torno a la una, ha vuelto a haber vítores de «¡Viva el Rey!», «¡Vivan los Reyes!» y «¡Viva España!» por parte de las personas congregadas en el exterior de la seo. A la salida de la Catedral, Don Felipe, Doña Letizia, la Princesa Leonor, la Infanta Sofía y Doña Sofía han posado para los fotógrafos y han saludado de nuevo al numeroso público presente en el lugar. Además, a pesar de que empezaba a llover de nuevo, se han acercado para dar la mano a decenas de personas. Al igual que había ocurrido a la llegada, la Familia Real ha abandonado el lugar poco después a bordo de un coche conducido por el propio Rey.

Un hecho completamente novedoso este año ha sido la presencia, entre el público, de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Redención y Virgen del Mar, que ha interpretado una pieza religiosa a la salida de la Familia Real del templo catedralicio.