Miranda Rijnsburger, Danielle Obolevitch y Miguel Iglesias, en la Mercedez Benz Madrid Fashion Week
Miranda Rijnsburger, Danielle Obolevitch y Miguel Iglesias, en la Mercedez Benz Madrid Fashion Week - Belén Díaz Alonso

El regreso a España del hijo más rebelde de la tribu Iglesias

Miguel se sentó en el front row de la Semana de la Moda de Madrid con su madre y su novia

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hay quienes ven en él un auténtico clon de su medio hermano Enrique Iglesias. Misma mirada seductora color café, melena bien pulida y una media sonrisa sellada a sus labios que nunca se sabe en qué va a derivar. Incluso podría decirse que se sienten atraídos por el mismo tipo de féminas. Rusas rubísimas con cuerpos atléticos y devoción por el tenis. Quizá la principal diferencia entre Enrique y Miguel Alejandro Iglesias (21 años), o Michael, radica en su grado de popularidad. Mientras que al cantante le hemos visto crecer -tanto a nivel físico de la mano de su madreIsabel Preysler como sobre los escenarios-, del mayor de los cinco hijos de Julio Iglesias con Miranda Rijnsburger no hemos sabido prácticamente nada. Dos infancias bien diferentes que a la postre han contribuido a moldear sus caracteres. En el caso de Enrique, combatiendo la exposición de su juventud con una privacidad impenetrable para su actual familia, digna de premio a la discreción al conseguir mantener en secreto los nueve meses de embarazo de su novia Anna Kournikova.

El caso de Miguel discurre a la inversa. A lo largo de las últimas dos décadas son pocos los documentos gráficos que existen de él en actos públicos o saraos. Por ello esta semana ha sorprendido su presencia en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid en el front row del desfile de Ágatha Ruiz de la Prada junto a su madre y su novia Danielle Obolevitc, una joven rusa de 20 años. Un poco aturdidos por los flashes, contestaron amablemente a las preguntas que les formularon los medios.

Miguel nació en el Hospital Monte Sinaí de Miami Beach en septiembre de 1997 y le debe su nombre a Miguel Ángel Blanco, el concejal de PP asesinado por ETA el 10 de julio de ese mismo año. Toda su infancia y juventud transcurrió en Miami, aunque los veranos suele viajar a España. Michael -como se refieren a él en su entorno- estudia Finanzas y está interesado en los negocios. Una ocupación que compagina con su pasión por la música. Se dedica a producir música y trabaja mano a mano junto a su hermano, Rodrigo, que también quiere ser artista.

Miguel Iglesias y su novia Danielle Obolevitc, durante unas vacaciones. A la derecha, con su padre Julio Iglesias en un posado oficial en Punta Cana en diciembre de 2003
Miguel Iglesias y su novia Danielle Obolevitc, durante unas vacaciones. A la derecha, con su padre Julio Iglesias en un posado oficial en Punta Cana en diciembre de 2003 - GTRES/ABC

Tensa relación

El fuerte carácter de Michael ha tensado la relación con su padre en más de una ocasión. Hace unos años se rumoreó que había abandonado el hogar familiar tras una acalorado discusión e incluso que han atravesado temporadas sin mediar palabra. En realidad, Julio nunca fue un padre demasiado apegado a sus hijos, como él mismo ha confesado en varias entrevistas.

Para conocer algún detalle más de las peripecias de Michael hay que recurrir a la cuenta de Instagram de su novia -puesto que la suya es privada-. Ella, gran aficionada al tenis, actualmente estudia en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Pensilvania. Y en redes sociales comparte con frecuencia imágenes de sus viajes, sus aficiones compartidas como la vida sana, el kitesurf y el snowboard.

Aunque hasta ahora ha tratado de mantenerse lejos del foco público, el hijo de Iglesias aflojó esta semana su habitual contención concediendo unas declaraciones a la revista «¡Hola!». En el número de esta semana declaraba que cada vez que viene a nuestro país «le gusta jugar al tenis e ir a la playa de Marbella» y también desveló que su padre se encuentra actualmente en Punta Cana.