Amador Mohedano
Amador Mohedano - GTRES

El regreso de Amador Mohedano a los focos mediáticos

El que fue marido de Rosa Benito vuelve a intentarlo en el mundo de los negocios tras dos intentos fallidos

MadridActualizado:

Hace tiempo que no veíamos ni escuchábamos a Amador Mohedano. No concedía exclusivas porque la Agencia Tributaria le reclama 350.000 euros, y cualquier ingreso por esta vía se lo hubieran embargado. Ahogado por la deudas vuelve a probar suerte con la hostelería. Ya tuvo dos intentos fallidos.

La Kedá, un local de copas que abrió en Chipiona, al que siguió la discoteca La más grande en Sanlúcar de Barrameda. Busca salvarse o «salvamizarse» -porque ha hecho las paces con el programa televisivo-, reutilizando La más grande como nombre para su terraza de verano, que inauguró este viernes en su finca de Chipiona, cuya propiedad comparte con su hermana Gloria. Allí pretende acoger a chipioneros y turistas con el reclamo de que ese oasis es el verdadero museo de la Jurado.

Amador Mohedano
Amador Mohedano - GTRES

Esperemos que haya obtenido todos los permisos para transformar una casa en terraza. No es fácil cumplir con las medidas de salubridad y seguridad que se exigen a los negocios de ocio. La alcaldesa de Chipiona, Isabel Jurado, lo habrá mirado con lupa.

Aún hoy el consistorio sigue pagando la mala gestión del museo de Rocío, a razón de 24.000 euros al mes. Un proyecto que nació corrupto, ya que se pidió una subvención agrícola para hacer un museo. Pero Amador sí cobró sus honorarios como asesor familiar, hasta que se le acabó el chollo y su sobrina Rocío Carrasco tomó las riendas de este y todos los asuntos para evitar que el nombre de su madre se vea mancillado.

Amador no estuvo en el multitudinario homenaje que recibió Jurado durante las fiestas del Orgullo Gay. Tampoco se imagina que el museo podría ubicarse en otro lugar que no sea Chipiona. Algo he oído y tiene visos de prosperar. Ponte a salvo Amador, que lo más grande aún está por llegar.