La viuda de Juan Domingo Perón en una imagen de 2012
La viuda de Juan Domingo Perón en una imagen de 2012 - ABC

La reclusión de Isabelita Perón en Villafranca del Castillo

Fuentes cercanas a ella aseguran que hasta el día de hoy se mantiene informada y sigue con atención todas las cuestiones que afectan a las tierras lindantes al Río de la Plata

BarcelonaActualizado:

Alejada de su Argentina natal, María Estela Martínezde Perón pasa sus días en una especie de encierro voluntario a kilómetros de la capital española. Con 88 años, quien fuera la primera mujer en ocupar la Casa Rosada, sale de su casa solamente para asistir a misa. Su «refugio» es nada menos que una casa de 250 metros cuadrados, con tres plantas y 100 metros de jardín, ubicada en Villafranca del Castillo. La propiedad fue adquirida tras la venta de la mansión de Puerta de Hierro, que compartió con el expresidente Juan Domingo Perón.

La distancia física no implica desinterés por su país de origen. Fuentes cercanas a ella aseguran que hasta el día de hoy se mantiene informada y sigue con atención todas las cuestiones que afectan a las tierras lindantes al Río de la Plata, especialmente la actualidad política. «Tiene recuerdos muy claros de lo que vivió», confesaba a ABC Atilio Neira, el hombre que desde hace tres décadas defiende en España los intereses de la viuda de Perón.

El pasado 24 de marzo se cumplieron 43 años desde que las fuerzas militares entraron en la casa de gobierno argentina, obligando a la esposa de Perón a abandonar sus funciones. Luego, «Isabelita» pasó cinco años en prisión. A partir de allí, la mujer del «general» eligió las afueras de Madrid para refugiarse. Uno de sus colaboradores más cercanos, Mario Rotundo, falleció a comienzos de este año, lo que acentúo la vida en soledad que lleva la expresidenta. Era él quien tenía en sus manos varios artículos pertenecientes a la familia de Perón y quien asiduamente coordinaba subastas para materializar estos bienes.

Son muchos los periodistas argentinos y españoles los que han intentado dar con ella en los últimos años, sin éxito. La exmandataria no habla con la prensa. Su último contacto con la Justicia de su país fue 12 años atrás, en 2007, cuando en la Audiencia Nacional hizo frente a una solicitud de extradición por parte de un juez argentino por las acusaciones de crímenes de lesa humanidad durante su paso por el poder en Argentina.