Vista aérea de «El Martinete
Vista aérea de «El Martinete - ABC

Quince millones de euros por la finca de Antonio «El Bailarín»

Sale a subasta la casa del bailaor en la Costa del Sol, donde celebró algunas de sus fiestas más sonadas

MarbellaActualizado:

Cuentan que, durante una de las juergas flamencas que tanto le gustaban a Pablo Ruiz Picasso, el pintor saltó sobre una mesa en la que Antonio Ruiz Soler «El Bailarín» danzaba por rumbas. El genio malagueño se arrodilló emocionado, besó su cara y, cuando se levantó, tomó un lápiz y le hizo un retrato con la siguiente dedicatoria: «Para Antonio. Picasso. 29-10-61». Antonio «El Bailarín» reprodujo el trazo de aquel dibujo en el alicatado del fondo de su piscina en «El Martinete», la finca que adquirió en Marbella y que esta semana ha salido a subasta con un precio de partida de 15 millones de euros.

Picasso fue un rendido admirador de Antonio Ruiz Soler. Decía que le emocionaba su manera de bailar. Aquel dibujo se lo regaló el día en que el pintor celebraba su 80 cumpleaños -cumplidos cuatro días antes-. Lo hizo entre amigos, como el torero Luis Miguel Dominguín o el actor Paco Rabal. En aquel momento de emoción, embriagado por el cariño que profesaba a aquel bailaor, le regaló el dibujo que confiere una impronta picassiana a una finca con más de 4.000 metros cuadrados de terreno, sobre los que emerge una mansión de casi 2.000 metros cuadrados en Playas del Duque, en pleno Puerto Banús.

La propiedad tiene nueve habitaciones y nueve cuartos de baño, un amplio jardín, donde se encuentra la ilustre piscina, y varias terrazas. La inmobiliaria Concierge Auction, la misma que sacó a la venta «Villa Sagitario», de Gunilla von Bismark, hace unos meses por un precio de unos 50 millones de euros, destaca que tiene «magníficas vistas sobre el Mediterráneo». La villa fue reformada hace ocho años.

Cayetana de Alba

Antonio «El Bailarín» (Sevilla, 1921 -Madrid, 1996) fue uno de los más ilustres exportadores de la cultura española durante el siglo XX. Bailaor flamenco, coreógrafo y director artístico, tuvo en Marbella un retiro dorado del mundanal ruido, en la misma línea de costa donde veraneaba la duquesa de Alba. Ambos vivieron una historia de amor, que la propia doña Cayetana desveló a la prensa. «Antonio pudo haber sido el amor de mi vida», reconoció, aunque también desveló que «se portó muy mal» con ella y otras señoras. Antonio Ruiz Soler era abiertamente bisexual.

Fue un genio de dimensiones internacionales, lo que le llevó a ser director del Ballet Nacional Español en 1980 o a obtener la Medalla de las Bellas Artes en 1991, tras una carrera que comenzó con sólo 6 años. Triunfó en Nueva York, Hollywood, París o Milán, teniendo a Federico García Lorca como inspiración. Buena parte de sus bienes fueron subastados en 2010. Entre otros, un anillo diseñado por Pablo Picasso, una piedra pintada de Jean Cocteau y una foto autografiada de María Callas, que en la época dorada de la ciudad pasaba sus vacaciones en el Marbella Club Hotel.