Jeffrey Epstein
Jeffrey Epstein - MCMULLAN CO/SIPA

¿Quién va a heredar los 577 millones de dólares que componen la fortuna maldita de Jeffrey Epstein?

El magnate neoyorquino rubricó un testamento apenas dos días antes de suicidarse en su celda de la cárcel donde cumplía condena por abusos sexuales

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El millonario acusado de abuso y trata de menores Jeffrey Epsteindejó firmado un testamento dos días antes de suicidarse en prisión. Se trata de un documento de veinte páginas, registrado ante notario en las Islas Vírgenes, en el que el que se detalla que la fortuna del magnate neoyorquino ascienda a los 577 millones de dólares (alrededor de los 520 millones de euros). Los activos enumerados en dicha herencia incluyen más de 56 millones de dólares en efectivo; propiedades en Nueva York, Florida, París, Nuevo México y las Islas Vírgenes; 18,5 millones de euros en coches, aviones y embarcaciones; además de una colección de arte aún sin valorar.

Este delincuente sexual no estaba casado ni tenía hijos -al menos, reconocidos de manera legítima-, por lo que únicamente ha mencionado e incluído a cuatro personas en su testamento: sus testaferros habituales, Richard Kahn y el abogado Darren Indyke, que ejercían de albaceas; un sustituto para estos dos que no quiere estar implicado en el asunto, Boris Nikolic; y su hermano, Mark Epstein, único familiar directo y heredero natural de la fortuna maldita del ya desaparecido Jeffrey Epstein en caso de que no hubiera existido testamento alguno.

Pero lo cierto es que ninguno de los cuatro nombres propios mencionados con anterioridad se ha convertido en heredero del descomunal legado de Epstein. Y es que el que fuera acusado de abuso y trata de menores ha dejado todo su patrimonio personal en manos de un fondo fiduciario, el «Trust 1053» (su año de nacimiento), del cual no se va a hacer público el nombre de sus beneficiarios. Solamente se conoce que los dos albaceas de Epstein, Kahn e Indyke van a recibir unos honorarios de 250.000 dólares por su labor desempeñada.

A partir de aquí, se barajan varias hipótesis. La primera de todas consiste en que Jeffrey Epstein abrió este fideicomiso dos días antes de su inesperada muerte para así poder ocultar la identidad de los beneficiarios de su fortuna, quienes muy probablemente sean todas aquellas personas cómplices de sus crímenes sexuales, como es el caso de su socia y amiga Ghislaine Maxwell. A su vez, esto también e ayudaría a cumplir con su propósito de dificultar a sus docenas de víctimas el acceso al cobro del dinero por daños y perjuicios causados.

Por otro lado, se abre la posibilidad de que su único hermano, Mark Epstein, desafíe la voluntad de su hermano y reclame la herencia a pesar de que también es multimillonario (aunque menos que su pariente consanguíneo colateral de segundo grado). Aún más, en la actualidad hay una empresa de investigación encargada de buscar vía análisis de ADN posibles hijos ilegítimos de Jeffrey Epstein. Por lo que, de ser cierta la existencia de alguno de ellos, también podría optar a la herencia de su ya desaparecido padre.

Tal y como ha podido saber el diario británico «The Guardian», los abogados inmobiliarios, los letrados de las víctimas de abuso sexual infantil, así como otros expertos aseguran que abrir el fideicomiso del magnate y dividir sus riquezas no será fácil y podría llevar incluso años. Por tanto, lo más probable es que las autoridades federales de EE.UU. paralicen cualquier tipo transmisión de bienes al fondo fiduciario de Epstein. A pesar de todo, se avecina una larga termporada protagonizada por innumerables demandas civiles por parte de las víctimas de este delincuente sexual, quiene buscarán compensación económica en esos 577 millones de dólares que ha dejado en herencia.