En su punto: Ana y sus cosas de palacio

Beatriz Cortázar
Actualizado:

Por mucho comunicado que  Ana Obregón envíe a los medios prohibiendo la publicación de fotografías o imágenes de su hijo Alejandro (ahora, cuando la vean en televisión paseando al lado de una luz radiante, algo así como un efecto óptico alucinante, no se asusten, no crean que los extraterrestres se han apoderado de Obregón. Tranquilos. Se trata de Ana y su hijo, y se trata sobre todo del recurso que los programas inventan cada día para poder dar imágenes familiares y no acabar en los juzgados), la actriz, presentadora, bióloga, modelo y madre sigue siendo la de siempre. Obregón ha protagonizado una de las suyas al aterrizar en Barajas en vuelo procedente de Londres y confesar que esa tarde había dejado en «palacio» (se entiende que el de Highgrove) a la familia Windsor y resto de invitados porque tenía que reunirse con su hijo que ese día cumplía nueve años y no era plan de pasar la fecha junto al príncipe Carlos de Inglaterra, por muy príncipe que sea y por mucha Inglaterra que tenga. Ana acudió a las carreras de Ascot, lució pamelón, y sobre todo, lució las joyas de Chopard que para algo es su imagen y de ahí que fuera a esa cita. Pero por su hijo, Ana es capaz de cualquier cosa, hasta de perderse un partido de polo con el príncipe Harry (para nosotros Enrique) y dejar su plato puesto en la mesa de «palacio» por estar en La Moraleja donde ella reina a sus anchas. Sopló las velitas con el pequeño, le regaló una maquinita de esas que se adhieren a las manos de los niños como lapas y ya no hay forma de quitarles y se lo pasó pipa, mientras en «palacio» un cubierto permanecía sin tocar. Ya saben el de quién.

IVONNE REYES, EN LOS JUZGADOS

Ya he comentado en más de una ocasión la existencia de un joven, de 24 años, de nombre José María, que lleva tiempo intentando saber si el hijo de la actriz venezolana Ivonne Reyes, el pequeño Alejandro de un año de edad, es también su hijo. El pasado lunes, el aludido y la popular acudieron a los juzgados de primera instancia de Madrid para la primera vista sobre la demanda de paternidad que ha solicitado José María y por la que quiere someterse a las pruebas pertinentes. El caso ya está abierto. Ahora sólo es cuestión de que la Justicia ponga las cosas en su sitio y la duda se despeje.HTMLFixup>