EN SU PUNTO: EL ESPERADO ESTRENO DE «ANNIE»

Actualizado:

Tres meses después de subir al escenario del teatro Nuevo Apolo (las tardes de los viernes y las mañanas de los domingos ya que el resto de la taquilla es para el «Jekyll & Hyde» de Raphael) el musical «Annie» se presentó ayer por la mañana en sociedad. A las doce del mediodía y con un sol de justicia, los invitados de esta especial «premiére» ocuparon sus butacas. Entre los famosos de foto se encontraba la escritora Natalia Figueroa con su hija Alejandra. Se conocen como nadie los pasillos de este teatro donde Raphael ha hecho realidad el sueño que tenía desde hace años: protagonizar un musical. Pero Natalia y Alejandra no hablaron del show y sí de los preparativos de boda. El enlace de la hija de Raphael será a primeros de julio y madre e hija insisten en que no están agobiadas porque disponen de suficiente tiempo para que la ceremonia sea un éxito. Alejandra comentó que aún no han hecho la pedida de mano y me aclaró que se dedica a la restauración de pinturas para lo que comparte un estudio con cuatro amigas «pero cada una tiene su clientela». También invitada a ver el musical estaba la periodista Nieves Herrero con sus dos hijas así como el ex jugador de baloncesto Romay con su familia. Sentado en la fila 10 del patio de butacas tener a Romay delante es un suplicio. Él es el primero que se da cuenta de lo que «estorba» y de ahí que intentara por todos los medios hacerse más pequeño en su localidad. Tarea imposible que el deportista suplió con una sonrisa. Paola Dominguín, Teresa Rivero con ¡diez! de sus nietos, o el Gran Wyoming, aprovecharon la ocasión para ejercer de papás. Y quien dejará a sus niños por unos días es Rocío Jurado que hoy se va de viaje a México para promocionar su nuevo disco que lleva por título «La más grande». ¿Alguien lo dudaba?

Beatriz CORTÁZAR