El príncipe Enrique se hace mayor

EFE | LONDRES
Actualizado:

El príncipe Enrique, tercero en la línea de sucesión a la Corona británica, se ha graduado hoy de alférez en la academia militar de Sandhurst, a las afueras de Londres, en una ceremonia a la que ha asistido su abuela, la reina Isabel II.

En un día gris, el príncipe, de 21 años, ha tomado parte del tradicional desfile de promoción, junto con 447 cadetes, entre ellos los 219 que también se graduaron hoy.

La Reina, con un abrigo color salmón y un sombrero a juego, vio desfilar a los jóvenes desde una plataforma cubierta, acompañada por su esposo, el duque de Edimburgo. Al evento también asistieron el príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa, Camilla, duquesa de Cornualles.

La tradición manda que la estrella que lleva en su uniforme, correspondiente al rango de alférez, deberá permanecer cubierta hasta la próxima medianoche, cuando termine el baile de promoción, al que asisten los familiares de los graduados.

Según la prensa británica, se espera que la novia del príncipe, Chelsea Davy, que llegó ayer a Londres procedente de Suráfrica, asistirá esta noche al baile de Sandhurst, aunque no estuvo en la parada militar de esta mañana.

En el desfile de hoy, la Reina se dirigió a los jóvenes y entregó la llamada "Espada de Honor" al mejor oficial, en la primera ceremonia de este tipo a la que asiste la soberana en 15 años.

La Reina les deseó una carrera de éxito en el Ejército británico o en las fuerzas de países aliados. Según dijo, la carrera militar es un arte y no una ciencia y necesita constante atención para alcanzar el mejor nivel.

Cientos de padres de los oficiales, entre ellos el príncipe de Gales, que vestía su uniforme militar, siguieron de cerca el desfile desde la butacas instaladas en el patio principal de la academia.

El príncipe Enrique, que inició su entrenamiento en Sandhurst en mayo pasado, se incorporará ahora a las filas del batallón "Blues and Royals" de la Guardia Real, el regimiento más importante y antiguo del Ejército de Tierra británico.

Enrique se preparará para ser comandante, a cargo de once hombres y cuatro tanques livianos, por lo que puede ir al frente de batalla en Irak y Afganistán, donde hay fuerzas británicas.