El principal procesado por la «operación Karlos» denuncia a Jesulín de Ubrique por supuesta estafa

El principal procesado por la «operación Karlos» denuncia a Jesulín de Ubrique por supuesta estafa

P. S. I MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carlos Carretero, ex jefe de la Policía Local de Ubrique y uno de los principales procesados por la «operación Karlos», ha presentado una querella contra Jesulín de Ubrique por un supuesto delito de estafa y apropiación indebida y le reclama 42.000 euros que asegura que le entregó al torero como señal por la compra de una vivienda en marzo de 2006.

El juzgado de Ubrique optó por archivar la querella por lo que Carretero ha presentado un recurso contra el archivo de la causa en la Audiencia Provincial. ¿Qué es la «operación Karlos»? La «Operación Karlos» contra el fraude a la Seguridad Social concedía, supuestamente de forma ilegal pensiones por incapacidad laboral. La trama salió a la luz en 2005 y se saldó con la detención de 28 personas y la imputación de otras 10. Los dos supuestos cabecillas eran Carlos Carretero, ex jefe de la Policía Local de Ubrique y Francisco Casto, un inspector médico de la Unidad de Valoración de Incapacidades de la Seguridad Social en la provincia de Cádiz. Carretero expedía informes médicos fraudulentos para beneficiarios, a los que supuestamente también captaba Carretero, que conseguían las pensiones permanentes de la Seguridad Social tras el pago de entre 9.000 y 24.000 euros. La supuesta organización no habría saltado a las principales páginas de periódicos y revistas sino se hubiera visto implicada la familia Janeiro Campanario.

María José Campanario fue detenida por la Guardia Civil el sábado ocho de abril de 2006 por «su participación directa en la trama». Según el comunicado emitido por la Guardia Civil Remedios Torres (madre de Campanario), había solicitado una baja a través de su hija (María José Campanario) sin que se realizara la prueba médica que se exige y se captara a otra mujer, vecina de Ubrique, con el fin de que la suplantara dado que tenía una enfermedad similar. El informe asegura que madre, hija y la persona captada sabían perfectamente lo que hacían.La esposa del torero salió en libertad provisional tras el pago de una fianza de 12.000 euros que le permitió evitar, de momento, su ingreso en prisión.