Isabel Pantoja
Isabel Pantoja - Efe

Primeras palabras de «el Tato» tras el robo en Cantora: «Me habéis arruinado la vida»

Este suceso ocurre pocos días después de que el clan dejase de contar con los servicios de uno de sus empleados, tras saltar la noticia de un posible romance suyo con la tonadillera

MadridActualizado:

Este lunes, Kiko Hernández dio la voz de alarma con un gran robo en la casa de Isabel Pantoja, en el que los ladrones apuntaron a algunas de las piezas más importantes para la tonadillera.

Entre el botín, «un elefante de plata, trofeos ganados por Paquirri en 1975, el premio Protagonistas de Onda Cero, un juego de manteles y sábanas y los candelabros de plata», tal y como enumeró el colaborador de «Sálvame». Los objetos intentaron venderse el sábado «a un anticuario de la provincia de Cádiz» tras sacar los objetos de la finca en el maletero de un coche. «Pedía lo que le dieran por ello porque quería quitárselo de encima, pero como no tenía nada que acreditara que estas pertenencias fueran suyas, el anticuario le dijo que no quería saber nada de todo eso», añadió Herández.

Este suceso ocurre pocos días después de que el clan Pantoja dejase de contar con los servicios de uno de sus empleados, apodado «el Tato», tras saltar la noticia de un posible romance suyo con la matriarca. Esta coincidencia ha hecho dudar de que el robo fuese una «venganza» del empleado hacia la cantante, algo que se ha encargado de desmentir rotundamente: «Antes de cargar mi coche, había un señor de la familia pendiente de lo que yo cargaba» y ha asegurado que se siente «tranquilo» ante lo que pueda decir el anticuario. «Que saque un vídeo y que mire lo que sea. Si hay algún tipo, se supone que, al entregar un trofeo y cosas de esas, te cogen los datos, ¿no? Es que es absurdo. Que sea uno de mantenimiento y tengan que salir mis cosas personales o mi pasado o esto. No lo entiendo. Al final, el perjudicado soy yo».

Telecinco
Telecinco

Tras su polémica en Cantora, «el Tato» explica que no ha vuelto a hablar con la tonadillera: «Eso ya directamente lo llevan mis abogados. Esto lo que hace ahora es perjudicarme a mí para buscar trabajo, para todo. Todavía no han dado la cara para darme el despido. Todo fue por mediación de una amiga de la familia», y asegura que el despido le ha cambiado la vida: «No sigo trabajando en Cantora, porque me habéis arruinado la vida. No tenéis vergüenza ninguna. Ustedes, a mí, no me vais a arruinar la vida, ¿eh? Porque de ratera no me vais a dejar. Están levantando calumnias de todos nosotros. Tened cuidado con lo que decís. No inventéis, que pesa. ¿Cómo me voy a tranquilizar si se está inventando cosas? Me tenéis los nervios a flor de piel».