Lara Dibildos

Premios de Corazón

Por Beatriz CORTÁZAR
Actualizado:

Desde hace siete años se celebra, no siempre por estas fechas, la entrega de los Premios Corazón Monet que concede un jurado integrado por la condesa de Montarco, el empresario teatral Enrique Cornejo, la diseñadora Cuca Gotor o el deportista Clifford Luyck, entre otros. Francisco de Rivera y José Vinci son el alma de estos galardones que la otra noche tuvieron su nueva fiesta de largo en el transcurso de una cena que consiguió reunir a todos los premiados e invitados de lujo en uno de los salones del hotel Eurobuilding. El popurrí de famosos fue para todos los gustos. Desde las «misses» Helen Lindes o María José Suárez —una a punto de entregar su corona en la final de «Miss España» que se va a celebrar a finales de mes en Játiva y la otra con contrato hasta el mes de junio en el programa de TVE «Noche de fiesta»— al actor Pepe Sancho (su jersey de punto «cantaba» en una noche de semietiqueta) con la cantante María Jiménez o el humorista Arévalo y Jenny Llada, o la televisiva Ana Rosa Quintana que fue quien entregó el premio especial a la revista «Diez Minutos» por su L aniversario. Muy guapa con sus «extensions» rubias y feliz por su decisión de lanzarse de lleno al mundo del teatro vi a Lara Dibildos que a primeros de marzo se presenta en Segovia con la obra «La tía de Carlos» en la que también figuran María José Alfonso y Paula Soldevila, todas bajo la dirección de Tomás Gayo y Julio Escalada. «Dejar mi trabajo en televisión ha sido fundamental para poder organizarme. Vamos a estar hasta otoño de gira con este montaje que compaginaremos con la obra “Pato a la naranja”», decía Lara. Mar Saura, embutida en un achinado vestido de Dolce & Gabbana, y Nacho Sierra, que pronto se incorpora al reparto de la serie de Telecinco «El comisario», presentaron este acto al que se sumaron Alicia Senovilla (más recuperada de su crisis de ansiedad), Lauren Postigo (parece ser que ya ha roto con su novia Yolanda), Juan José Alonso Millán, el doctor Cabeza... Por cierto, en una noche de corazón como ésta no faltaron las noticias sobre el estado de salud de las familias Mosquera-Carrasco-Jurado. Mientras Rocío se ha ido a México para promocionar su disco «La más grande», Ortega Cano se va a Jerez y Rociíto sigue encerrada en casa con su tristeza, la viuda del púgil, Raquel Mosquera, se reincorporó ayer a su trabajo en su peluquería de Las Rozas (Madrid), tal y como anunció en su tercer comunicado.