GTRES

Poty Castillo, roto de dolor tras poner fin a su amistad con David Bustamante

El coreógrafo, muy reacio a hablar sobre su amistad con el cantante, se pronuncia por primera vez sobre su distanciamiento

MadridActualizado:

El divorcio entre Paula Echevarría y David Bustamante ha sido uno de los más seguidos en el panorama de las celebridades en España. El secretismo de su separación, sumado al despiste al que jugaron sus protagonistas, tuvo en vilo a sus fans hasta que hace un año decidieran oficializar finalmente su ruptura.

Ahora, la expareja disfruta por separado de n uevas ilusiones amorosas: la actriz lo hace de la mano de Miguel Torres, con quien podría empezar a vivir muy pronto tras anunciarse su retirada del fútbol. El cantante, por su parte, hace lo propio con Yana Olina, la bailarina con quien ya no esconde su amor.

Pero pese a que las aguas parecen haber vuelto ya a su cauce, una de las consecuencias de su polémico divorcio es aún tangible: la relación con Javier Castillo «Poty». Y es que cuando Paula y Bustamante aún estaban casados, el coreógrafo era uno de sus grandes apoyos. Además, su pareja es una de las mejores amigas de la actriz.

La separación hizo mella en su relación con Poty, y mucho se ha hablado sobre los motivos que le habrían llevado a distanciarse del que fuera uno de sus mejores amigos, manteniendo, eso sí, una muy buena relación con la «bloguera». Los protagonistas de la historia tratan de no pronunciarse al respecto pero, finalmente, el coreógrafo no ha podido evadir las preguntas que tanto le molestan.

«Para mí ha sido un disgusto grande romper con un amigo así, me ha dolido mucho», ha dicho en un evento de «Cadena 100». Ante la insistencia de los medios sobre si cree que debería disculparse con el que fuera su amigo, respondió: «Si fuese una cuestión de pedir perdón, lo haría pero como no hay que pedir perdón por nada…fue un matrimonio que se separa y como dice la canción: '¿Cómo repartimos los amigos?', nos ha salpicado a todo el grupo, a toda la familia, estamos muy disgustados todos».

Además, Poty ve complicada una posible reconciliación: «No sé si se arreglará, los dos somos cántabros pero preguntádselo a él, a mí se me ha preguntado hasta la saciedad y para mí es dolorosísimo».