Vídeo: Meghan Markle y el príncipe Enrique ya son padres de un niño (EP) - GTRES

Las polémicas más sonadas durante el embarazo de Meghan Markle

Desde la supuesta enemistad con Catalina de Cambridge hasta la renuncia de su guardaespaldas, pasando por la forma en la que criará a su primer hijo

Meghan Markle da a luz a su primer hijo y el primero del príncipe Harry

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los rumores y especulaciones han rodeado, desde que se conociera la noticia de su embarazo, a los Duques de Sussex. Las ansias de los mas devotos de los «royals» han dado como resultado afirmaciones que, en múltiples ocasiones, se han desmentido desde Buckingham. Además, ciertas actuaciones de la mujer del Príncipe Harry han generado gran polémica.

Baby Shower

En contra de todo pronóstico, Meghan decidió celebrar su «baby shower» o, lo que es lo mismo, una fiesta de bienvenida para el bebé. Este tipo de celebraciones no está del todo bien vista por Buckingham, ya que allí está catalogada como un acto innecesario. El motivo son los regalos que recibieron los futuros «papás», la Duquesa de Sussex y el Príncipe Harry, pues se considera que ya tienen acceso a todo lo que necesitan de cara al nacimiento de su hijo.

Enemistad con Catalina de Cambridge

Mucho se ha venido hablando también, durante los últimos meses, del distanciamiento entre las cuñadas. Tras su aparición en la celebración del 25 de diciembre, cuando ambas se mostraron muy cómplices, su siguiente celebración conjunta dio mucho de qué hablar. En Navidad intercambiaron sonrisas e intentaron poner fin a los rumores que afirmaban que habían roto su relación. Posteriormente, en la ceremonia por el 50 aniversario de la investidura del Príncipe de Gales no llegaron a interactuar en ningún momento. Ni un saludo, ni una palabra, ni una mirada. La experta en lenguaje corporal, Judi James, explicó entonces que Meghan se quedó «apartada en una esquina» mientras su marido mostraba «un rostro sombrío».

Su familia

No ha sido nada fácil para la Duquesa de Sussex lidiar con su familia durante los meses previos al nacimiento del bebé. Tras la polémica carta que hizo pública su hermanastro en la que solicitaba que se cancelara su boda con el Príncipe Harry, Thomas Markle Jr. salió a la palestra reclamando su atención: «Cualquier bebé que llega a una familia es un acontecimiento muy importante. Me encantaría conocer al bebé», dijo después de pedir perdón en televisión. También dejó patente que la relación con su padre está rota para siempre: «Sabía que apartarle iba a traer como consecuencia que él arremetiera contra ella. Fue muy ingenua al pensar lo contrario. Su relación es irrecuperable», dijo en la misma ocasión.

Las dimisiones de su personal

La adaptación de Meghan a su nueva vida como «royal» tampoco fue fácil. Dos personas que estaban a su cargo dimitieron durante el embarazo de la Duquesa: su guardaespaldas y su asistente personal. La primera de ellas dejó su puesto tan solo seis meses después de su nombramiento; la agente en cuestión decidió dimitir de su cargo presentando su cese a Scotland Yard. Antes de eso fue Melissa Touabti, su asistente personal, quien abandonó a la esposa del Príncipe Harry.

Tradiciones

Semanas antes del parto, los tabloides británicos aseguraban que la Duquesa de Sussex había rechazado al equipo médico de palacio y que en lugar de Alan Farthing y Guy Thorpe, los ginecólogos de la Reina que asistieron a Catalina de Cambridge en sus tres partos, Meghan había contratado a su propio equipo médico. Esta actitud fue tachada como una nueva forma de «desobedecer» a la monarca.

La crianza

La edición estadounidense de la revista «Vanity Fair», afirmó en su momento que Meghan habría mostrado sus deseos de criar a su hijo sin estereotipos de género o, lo que es lo mismo, en un género neutro (por ejemplo, sin elegir los colores de su ropa según el sexo). La publicación mantuvo que había sido una persona muy cercana al matrimonio quien desveló esta información y que la expresión concreta que utilizó la Duquesa para referirse a la forma de crianza fue «fluida». Una vez más los rumores fueron desmentidos desde Buckingham.